CRI CRI, EL GRILLITO CANTOR

RECORDANDO A FRANCISCO GABILONDO SOLER

Por David Estrada

Pocos personajes como CRI CRI, 'EL GRILLITO CANTOR', han permanecido en el gusto del público, adulto e infantil, a lo largo de los años. Más de 80, desde su nacimiento en la XEW. Este es un recuerdo para su creador, el genial y multifacético FRANCISCO GABILONDO SOLER.

Nació el 6 de octubre de 1907 en ORIZABA, VERACRUZ. Cuentan que al cumplir un año ganó un concurso de “niños bonitos” y era tal su atractivo, que su padre, TIBURCIO, le mandó poner un sombrero con la leyenda: “¡No me besen!”. Durante su juventud fue campeón amateur de box en peso semi completo. Tomó clases de toreo y llegó a participar con mediano éxito en novilladas. Obtuvo el grado de capitán de corbeta en MARYLAND y trabajó como calculista en un OBSERVATORIO ASTRONÓMICO DE LA CIUDAD DE MÉXICO. Motivado por AGUSTÍN LARA inició su carrera musical tocando el piano y cantando melodías picarescas en antros de mala muerte. Por accidente ingresó a la radio. Primero a la XETA, donde conducía un programa titulado “EL GUASÓN DE LA RADIO”, posteriormente, se fue a la gloriosa XEW (1930) donde, a invitación de EMILIO AZCÁRRAGA VIDAURRETA, inició una nueva faceta de su vida al escribir canciones didácticas en un programa vespertino para niños. El 15 de octubre de 1934, entre libretos y micrófonos, nació su personaje emblemático: un GRILLITO CANTOR. Y a partir de entonces, toda una carrera, toda una historia, todo un zoológico inmortalizado en más de 300 bellas canciones que exaltan valores morales y sociales y contribuyen a la iniciación del gusto musical por medio de melodías sencillas y textos festivos: “EL BURRITO”, “EL CHORRITO”, “LA PATITA”, “LOS TRES COCHINITOS”, “EL REY BOMBÓN”, “EL NEGRITO SANDÍA”, “EL RATÓN VAQUERO”, “LA MARCHA DE LAS LETRAS” y “LA MUÑECA FEA”, entre otras. Se casó tres veces: con ROSARIO PATIÑO, IVETT BOULETT y GLORIA GALLEGOS y tuvo seis hijos, dos en cada matrimonio. Rechazó la oferta multimillonaria de WALT DISNEY de comercializar a nivel internacional a toda su legión de personajes fantásticos (“los quiero para los niños mexicanos”, decía). Los últimos años de su vida, retirado de la música, radicó en su rancho TEXCOCO, en el ESTADO DE MÉXICO, dedicado a su otra gran pasión: la ASTRONOMÍA. Murió mientras dormía, el 14 de diciembre de 1990. Fue FRANCISCO JOSÉ GABILONDO SOLER. Mejor conocido por los niños de ayer, de hoy y de siempre como CRI CRI, ‘EL GRILLITO CANTOR’.