LOS ÚLTIMOS DÍAS DE FREDDIE MERCURY

Por David Estrada

FREDDIE MERCURY es, sin duda, uno de los más grandes cantantes de rock de todos los tiempos. Su inconfundible voz, su extraordinaria música y sus sorpresivos desplantes en el escenario, hicieron de él, a través del grupo QUEEN, uno de los más importantes de la historia del SIGLO XX.

Freddie se enteró de que era portador del VIH en 1987. La noticia fue devastadora. A lo largo de casi una década, estando en la cima de la popularidad y en el mejor momento de creación musical, probó de todo con excesos. Era tiempo de pagar la factura.

Su enigmática personalidad, una mezcla de hombre macho y homosexual amanerado, fascinaba a sus millones de fans. "¡Qué importa lo que hace en la cama si su música raya en lo genial!", era la respuesta que continuamente se escuchaba cuando alguien trataba de minimizarlo por ser gay. En la vida privada, aun cuando tuvo varias parejas masculinas estables, FARROKH BULSARA también tuvo algunos romances verdaderos con mujeres.

En tiempos en los que el SIDA era un mayor estigma social que en la actualidad, FREDDIE MERCURY la tuvo muy difícil para ocultar su condición de SEROPOSITIVO. Las incipientes medicinas RETROVIRALES que en ese tiempo se comercializaban para mantener en control a la enfermedad, tenían que ser compradas en la clandestinidad e introducidas a su casa con el mayor sigilo. Sus envolturas y envases, una vez consumidos, tenían que quemarse para evitar que algún fan o papparazzi las descubrieran en los restos de la basura que diariamente era hurtada como botín para la memorabilia o para su comercio.

Cuando el deterioro físico fue inocultable, Freddie decidió seriamente hacer pública su enfermedad. Sus publicistas lo hicieron retroceder. Con varias capas de maquillaje asistió, en 1988, a la presentación del tema oficial de los JUEGOS OLÍMPICOS DE BARCELONA 92. Sus verdaderos fans notaron que algo había cambiado en su rostro. Su mirada y sus actitudes ya no eran las mismas del pasado. Se estaba apagando.

En mayo de 1991, para la grabación del video de "THESE ARE THE DAYS OF OUR LIVES", el octavo track del álbum "INNUENDO" y el último que realizó, casi todos en el entorno ya sabían que Mercury estaba enfermo. Su aspecto físico y continuos desvanecimientos lo confirmaban.

Previendo lo inevitable, el 23 de noviembre de 1991 la oficina de prensa de QUEEN distribuyó el siguiente boletín firmado por FREDDIE MERCURY, aun cuando la redacción había sido obra de sus publicistas: "Deseo confirmar que SOY VIH POSITIVO y TENGO SIDA. Sentí que era lo correcto mantener esta información en privado hasta ahora para proteger la privacidad de los que me rodean. Sin embargo, el tiempo ha llegado para que mis amigos y fans de todo el mundo conozcan la verdad y espero que todos se unan a mí, a mis médicos y a todos los que en todo el mundo luchan contra esta terrible enfermedad".

FREDDIE MERCURY, uno de los más grandes cantantes del SIGLO XX, murió en su residencia de LOGAN PLACE, KENSINGTON, a las 6 de la tarde con 48 minutos del domingo 24 de noviembre. Tenía 45 años. Murió en los brazos de JIM HUTTON, su última pareja sentimental, en el momento que lo estaba cambiando de ropa.

Su cuerpo fue tendido en la cama con los brazos cruzados. “Se le veía plácido, sereno”, platicaría posteriormente JIM. Entre sus manos se le colocó un osito de peluche.