EL SIDA MATÓ A PRINCE

Por David Estrada

El cantante norteamericano PRINCE sorprendió al mundo el pasado 21 de abril con su muerte sorpresiva a los 57 años, cuando fue encontrado sin vida en el interior de un ascensor en su casa-estudio de grabación en CHANHASSEN, MINNESOTA, pero una información privilegiada difundida en exclusiva por el tabloide “NATIONAL ENQUIRER” revela que la gran estrella de la música "se estaba preparando para morir desde hace tiempo", ya que se le había diagnosticado SIDA, contraído en la década de los noventa.

De acuerdo con la fuente anónima, ‘EL PRÍNCIPE DEL POP’ tenía SIDA en toda regla y "estaba en mal estado desde hace varias semanas" debido a que se negó supuestamente a recibir tratamiento debido a sus creencias religiosas como TESTIGO DE JEHOVÁ, razón por la cual su condición empeoró hasta desarrollar SIDA, que le había sido diagnosticado el año pasado.

Desde un primer momento, miembros de su comunidad religiosa le habrían convencido de no tomar antirretrovirales, diciéndole que contaba con vida eterna y que su fe le podría curar. “Pero los síntomas reaparecieron y entonces ya era demasiado tarde para comenzar el tratamiento. Esperaba poder sobrevivir al verano, pero su sistema inmune estaba muy débil", añadió la fuente.

Según los reportes médicos, PRINCE habría sido informado que su último análisis de sangre reportaba un conteo inusualmente bajo y que su temperatura corporal había descendido peligrosamente por debajo de los 37 grados. "Estaba totalmente deficiente en hierro, muy débil y a menudo desorientado. Rara vez comía y cuando se lo dijeron, todo se vino abajo".

Los días posteriores a su deceso trascendió que, luego de un desafortunado accidente por sobredosis que lo llevó a ser internado de emergencia por unas horas en un hospital de ILLINOIS seis días antes de su muerte, el autor de “PURPLE RAIN” se había encerrado en su estudio para trabajar desesperadamente. “Trabajó sin dormir durante 154 horas seguidas. Yo estuve con él la semana pasada”, declaró al “DAILY MAIL” su cuñado MAURICE PHILLIPS, esposo de TYKA NELSON, hermana del cantante.

En un amplio reportaje de seis páginas titulado “AIDS KILLED PRINCE!”, “NATIONAL ENQUIRER” señala que PRINCE, que en sus últimos días pesaba menos de 80 libras (40 kilogramos), reiteradamente tranquilizaba a sus allegados asegurándoles que no necesitaba tomar ningún medicamento porque contaba con la ayuda de DIOS: "DIOS puede curarme y lo hará", les decía.

Una afirmación que contradice otra revelación de que asegura que el artista, posiblemente de manera clandestina, había estado acudiendo a una farmacia cercana a su domicilio para recoger PERCOCET y diversos medicamentos para calmar el dolor insoportable que sufría por un problema crónico de cadera.

Un empleado de la farmacia WALGREENS que atendió a PRINCE la última vez, dijo a “NATIONAL ENQUIRER”: "Todos estábamos sorprendidos del aspecto que le vimos la última noche en que acudió por medicamento. A tal grado, que le dijimos, 'Estamos orando por ti'". La respuesta del artista, casi en voz baja, fue: “Tal vez si hubieran orado por mí hace un año hubiera sido distinto en este momento". Luego levantó la mano y agradeció la buena intención.

De acuerdo con el empleado, PRINCE a menudo recogía sus propias medicinas y artículos de higiene en la cadena de farmacias que se ubica cerca de su finca en PAISLEY PARK.
Según sus amigos, PRINCE era consciente de que se estaba muriendo y ya había incluso comenzado a organizar los preparativos de su funeral.

Pero la muerte llegó más pronto de lo previsto.

La autopsia que se le realizó a PRINCE la semana pasada, en un principio confirmó que no había evidencia de trauma o violencia antes de su muerte. El resultado final se dará a conocer en unas semanas más.

Mientras tanto, la familia de ‘EL PRÍNCIPE DEL POP’, ya está mostrando interés en ocultar la verdadera causa de su muerte.

De acuerdo con la información privilegiada, TYKA NELSON, la única hermana del cantante, está presionando al médico forense para redactar un informe en el que no se incluya el antecedente SSEROPOSITIVO o de SIDA de PRINCE, lo cual revelaría detalles sobre su estilo de vida, para muchos hasta ahora desconocidos.

TYKA NELSON, de 56 AÑOS, casada, madre de seis hijos y con un turbulento pasado ligado a las drogas y la prostitución, es la única familiar directa de PRINCE, que no estaba casado al momento de su muerte y no tenía hijos ni padres vivos que pudieran haber heredado su patrimonio.

NELSON y PRINCE tienen además cinco medios hermanos, JOHN, NORRINE y SHARON NELSON, ALFRED JACKSON y OMAR BAKER que, de acuerdo con la ley de MINNESSOTA, también están considerados como herederos.

Según diversas estimaciones, el patrimonio de PRINCE está valuado en unos 300 MILLONES DE DÓLARES y, al igual que el de EL VIS PRESLEY y MICHAEL JACKSON, se espera que siga creciendo en los siguientes meses como consecuencia de su repentina muerte. El cantante tenía una valiosa marca que incluía miles de canciones inéditas, un sello discográfico y su lujosa propiedad en PAISLEY PARK.

Casado y divorciado en dos ocasiones y autodefinido como un ser ‘asexuado’, PRINCE era un homosexual reprimido que a través de la bisexualidad buscó a toda costa construir a un personaje andrógino que en el terreno musical rayaba en la genialidad y vendió más de 100 millones de discos en todo el mundo.