LOS ESCÁNDALOS DE DONNA SUMMER

Por David Estrada.

Considerada como un ícono de la MÚSICA DISCOTEQUE, LaDONNA ADRIAN GAINES (Boston, 1948) alcanzó gran éxito a finales de los setentas y durante casi todos los ochentas con el nombre artístico de DONNA SUMMER, sobreviviendo musicalmente hasta inicios del siglo XXI con producciones que la llevaron a explorar en el rock, el synthpop, la balada de corte operístico, el hip hop, el new jack swing y ritmos latinoamericanos como la samba, que se muestran en su último disco, “CRAYONS”, lanzado al mercado en 2008, después de 14 años de retiro.

A lo largo de su impresionante carrera musical, en al que llegó a vender 100 millones de discos y a ganar premios como el OSCAR y GOLDEN GLOBE por su tema “LAST DANCE” (1978), DONNA SUMMER también tuvo que sortear varios cuestionamientos referentes a su vida personal y a su manera de interpretar sus canciones, de los que siempre salió bien librada.

Carente de la sensualidad y exuberancia que la caracterizaron en sus mejores tiempos, en sus primeros pasos la intérprete de “MAC ARTHUR PARK” (1978) sobrevivió al rumor que la tachaba de ser travesti o transexual. “Es demasiado hombruna, no tiene curvas. Es un fraude”, se decía. El nacimiento de su hija MIMI, en 1973, acalló las maledicencias. Después vendría la censura.

Con el lanzamiento de “LOVE TO LOVE YOU BABY”, en 1975, la Summer comenzó su repertorio de eróticos jadeos y gemidos que luego se convertirían en su sello distintivo. Lamentos propios de un orgasmo, que la revista norteamericana TIME llegó al colmo de contabilizar en 22 en toda la canción.

Lanzada inicialmente en EUROPA, donde fue censurada por varias radioemisoras por su alto contenido erótico, no fue sino hasta que llegó a los ESTADOS UINIDOS que “LOVE TO LOVE YOU BABY” alcanzó el éxito total, polémica incluida.

Descubierta por NEIL BOGART, el presidente de CASABLANCA RECORDS, aparte de los millones de copias vendidas en todo el mundo, la controvertida canción ocuparía un lugar especial dentro de la industria discográfica mundial, al ser la primera que, por la duración extraordinaria de 17 minutos exigida por los disc jockeys para su programación en fiestas y discotecas, fue editada en un formato maxi-single de vinilo de 12 pulgadas, del que Donna resultó ser pionera.

Y en 1976, nuevamente la censura. Ahora se trata de la canción “COULD IT BE MAGIC”, escrita y grabada inicialmente por BARRY MANILOW (“I write the songs”). La pieza, adaptada al naciente sonido DISCOTEQUE y con la adición de los ya famosos jadeos de la Summer, se colocó en los primeros lugares de las canciones más escuchadas en ESTADOS UNIDOS, ALEMANIA, AUSTRIA y CANADÁ. Y en MÉXICO también donde, al igual que en varios países de LATINOAMÉRICA, la versión original de 5 minutos y 18 segundos, era interrumpida abruptamente, apenas se escuchaban los primeros lamentos de la intérprete.

Era el principio de una ascendente carrera que sería abruptamente interrumpida por el cáncer de pulmón, aparentemente causado por la inhalación de partículas tóxicas tras los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 en NUEVA YORK. DONNA SUMMER murió el 17 de mayo del 2012. Tenía 63 años.