RIVER PHOENIX: UNA ESTRELLA QUE SE APAGÓ MUY PRONTO

Por David Estrada

A inicios de la década de los NOVENTA, RIVER PHOENIX era uno de los actores jóvenes más prometedores de HOLLYWOOD. Su natural estilo interpretativo, combinado con su rostro angelical y su carácter rebelde, lo ubicaron como ‘el nuevo JAMES DEAN’ y dirigieron hacia él los reflectores. Pero cuando la fama estaba en sus manos y se encontraba en su mejor momento profesional, un mortal cocktail de drogas terminó con su vida, truncando una carrera que brilló intensa pero fugazmente.

Nació el 23 de agosto de 1979 y sus padres -una pareja de hippies- le pusieron los nombres de RIVER y JUDE, en honor al río de la novela “SIDDARTHA” de HERMANN HESSE, y a la canción “HEY JUDE” de THE BEATLES, respectivamente.

Habiéndose iniciado en el mundo de la interpretación a los diez años, en el programa de televisión “FANTASY”, era el mayor de una saga de cinco hermanos que soñaban con seguir sus pasos a medida que iba afianzando su carrera.

Tenía una brillante carrera por delante y estaba destinado a hacer grandes cosas.

Intervino en importantes películas como “CUENTA CONMIGO” (Stand By Me, 1986), la historia de un viaje realizado durante su niñez por cuatro chicos desadaptados; “LA COSTA DE LOS MOSQUITOS” (The Mosquito Coast, 1986), donde dio vida a uno de los hijos de HARRISON FORD; “UN LUGAR EN NINGUNA PARTE” (Running on Empty, 1988), por la que fue nominado al OSCAR y al GLOBO DE ORO; “INDIANA JONES Y LA ÚLTIMA CRUZADA” (Indiana Jones and the Last Crusade, 1989), en la que interpretaba al joven ‘INDY’ en unas escenas inolvidables ambientadas en UTAH durante 1912; “TE AMARÉ HASTA QUE TE MATE” (I love you death, 1990), “MI IDAHO PRIVADO” (My Own Private Idaho, 1991), en la que caracterizó a un homosexual que sufre de narcolepsia (presencia de accesos de somnolencia irresistible durante el día); o “LOS FISGONES” (Sneakers, 1992), donde formó parte de un reparto amplísimo que lideraban ROBERT REDFORD, BEN KINGSLEY y SIDNEY POITIER.

A los 18 años, fue nominado al ÓSCAR y al GLOBO DE ORO como MEJOR ACTOR DE REPARTO, por su papel de ‘DANNY POPE’ en la película “UN LUGAR HACIA NINGUNA PARTE” y a los 21 resultó ganador del premio al MEJOR ACTOR en el FESTIVAL INTERNACIONAL DEL CINE EN VENECIA, por la cinta “MI IDAHO PRIVADO”.  

Pero su adicción a la COCAÍNA, la HEROÍNA, y a otro tipo de sustancias, acabaron con su vida precipitadamente cuando contaba con sólo 23 años de edad.

El 30 de octubre de 1993, RIVER PHOENIX tenía una actuación con su amigo MICHAEL BALZARY (guitarrista de los RED HOT CHILI PEPPERS), en el “VIPER ROOM”, un club nocturno ubicado en el 8852 de SUNSET STRIP, en WEST HOLLYWOOD, y famoso por ser el lugar de reunión de la élite artística. La noche pareció empezar bien para él pero, en algún momento, consumió un cocktail de COCAÍNA, HEROÍNA y METANFETAMINAS. Una combinación de estupefacientes a la que era adicto.

De pronto, ante el asombro de sus acompañantes, PHOENIX empezó a decaer y salió al exterior del bar, donde empezó a convulsionar hasta quedar sin respiración. Los intentos de sus hermanos para auxiliarle fueron infructuosos. JOAQUIN, quien después desarrollaría una importante carrera cinematográfica que incluye “GLADIADOR” (Gladiator, 2000), fue el que llamó a emergencias.

Cuando la ambulancia llegó, los paramédicos le encontraron sin signos vitales. Los intentos de reanimación fueron en vano y se le declaró muerto poco antes de la 1:51 de la madrugada del 31 de octubre, en el mítico HOSPITAL CEDARS SINAÍ, lugar donde también fallecieron celebridades como FRANK SINATRA, ELIZABETH TAYLOR y BARRY WHITE.

El actor JOHNNY DEEP, que era copropietario del “VIPER ROOM” en esa época, se encontraba tocando con su grupo en el interior del local cuando fueron advertidos de lo que estaba sucediendo afuera.

Durante once años, hasta 2004 en que DEEP vendió el local, el “VIPER ROOM” cerró todos los 31 de octubre en homenaje a RIVER. Una estrella en ascenso que se perdió en el abismo de las drogas.