JOSÉ JOSÉ Y EL CIRCO DE SU FUNERAL.

Por David Estrada

Finalmente, el 9 de octubre el cantante JOSÉ JOSÉ fue enterrado en el PANTEÓN FRANCÉS de la CIUDAD DE MÉXICO al lado de su madre, MARGARITA ORTIZ. Casi dos semanas después de su fallecimiento y en medio de una intensa disputa familiar para determinar el destino de sus restos.

A lo largo de once días, los tres hijos de JOSÉ JOSÉ, JOSÉ JOEL y MARYSOL SOSA NOREÑA y SARITA SOSA SALAZAR, se disputaron el protagonismo en los medios de comunicación latinos, mientras el cadáver de 'EL PRÍNCIPE DE LA CANCIÓN' permanecía refrigerado en la funeraria CABALLERO RIVERO de MIAMI.

Entrevistas exclusivas para las principales cadenas de televisión y ruedas de prensa banqueteras entre los dos bandos familiares, mantuvieron en vilo a los seguidores del intérprete de "EL TRISTE" sobre el destino final de su cadáver y los homenajes que se realizarían en su memoria.

Finalmente, SARA SALAZAR, la esposa ausente los últimos cinco años y hoy, por derecho, la viuda oficial, decidió que su marido sería incinerado y sus cenizas repartidas entre MÉXICO y MIAMI. Y SARITA SOSA fue la encargada de hacerlo oficial, en entrevista exclusiva para UNIVISIÓN: "Mi padre irá a MÉXICO... pero irá solo la mitad", anunció.

Una pequeña urna con "la mejor parte" del artista ("el corazón de nuestro padre viene con nosotros", aseguró su hija MARYSOL), fue colocada en el interior del lujoso ataúd "PROMETHEUS" bañado en ORO, y conducido a la CIUDAD DE MÉXICO a bordo de un avión de la FUERZA AÉREA MEXICANA enviado por el gobierno federal.

Multitudes más o menos similares a las congregadas por NEGRETE, INFANTE y JUAN GABRIEL, se dieron cita en las principales calles de la CIUDAD DE MÉXICO para despedir a su príncipe.

En el trayecto, una eufórica ANEL NOREÑA concedió entrevistas a los reporteros que se acercaban en motocicleta hasta la ventanilla de su vehículo. "¡Estoy feliz! ¡Esto es una fiesta!", decía al borde de las lágrimas.

Largas colas en BELLAS ARTES (15 MIL personas pudieron ingresar al recinto, según las cifras oficiales del gobierno de la CDMX); una semi vacía BASÍLICA DE GUADALUPE, en una misa encabezada por una familia que ya no profesa el catolicismo y, por tanto, no venera a la guadalupana; y un breve evento popular frente a la estatua del cantante en el PARQUE DE LA CHINA, en la COLONIA CLAVERÍA.

Saludos, agradecimientos y hasta SELFIES de JOSÉ JOEL con fans al lado del sarcófago. El fanatismo en su máxima expresión.

Pocos artistas acuden a dar el último adiós: el 'COQUE' MUÑIZ, JORGE ORTIZ DE PINEDO, EMMANUEL y LAURA BOZZO, entre ellos. LUCÍA MÉNDEZ y DULCE, ríen y aprovechan las cámaras de TV para ofrecerse para estar presentes en un próximo homenaje que se realizará en MIAMI: "¡Invítenos al homenaje, nosotras vamos!", declaran.

Y, finalmente, el entierro privado en el PANTEÓN FRANCÉS con una ANEL NORTEÑA a punto del desmayo al ver como se arrojaba tierra sobre el ataúd del hombre con el que estuvo casada por 15 años.

El dolor y los sentimientos a flor de piel, transmitidos en vivo por TV AZTECA. Es la muerte como espectáculo y las disputas familiares como aderezo. El mediático funeral de JOSÉ RÓMULO SOSA ORTIZ. JOSÉ JOSÉ. Nuestro 'PRÍNCIPE DE LA CANCIÓN'.

EL SHOW DE LUCÍA MÉNDEZ

La actriz y cantante LUCÍA MÉNDEZ, una de las pocas celebridades que acudieron a despedir a JOSÉ JOSÉ al PALACIO DE BELLAS ARTES, provocó indignación entre los admiradores de 'EL PRÍNCIPE DE LA CANCIÓN', luego de que realizara todo un 'show' frente al féretro del artista, ante la mirada atónita del cantante EMMANUEL.

Acompañada de su comadre DULCE, la intérprete de "LA COLORINA" declaró posteriormente que se había despedido "a su manera" de su amigo: "Le dije, 'JOSÉ vale madre todo, descansa y olvídate de todos los problemas. Que tu espíritu se eleve, porque te lo mereces. Y ¡Vale madre todo!'. Y entonces mi comadre (DULCE) se rio de mis palabras".

En seguida, las dos actrices pegaron sus mejillas al féretro, permitiendo que los fotógrafos hicieran su trabajo. Y el colmo: en un afán protagónico sin límites, LA MÉNDEZ se dirigió a la ORQUESTA SINFÓNICA que estaba tocando varias canciones emblemáticas de la carrera de EL PRÍNCIPE DE LA CANCIÓN, para pedirle que la dejaran interpretar una canción, solicitud que le fue negada. Todo un show.