ALAIN DELON: EL MONSTRUO SAGRADO FRANCÉS

Por David Estrada

El pasado 8 de noviembre, el actor galo ALAIN DELON cumplió 84 años de vida. Definido por su compatriota y amiga BRIGITTE BARDOT (1934) como un hombre que reúne "belleza, coraje y elegancia", DELON es, sin duda, una estrella internacional que jamás será igualada, ni reemplazada. Sin embargo, en el ocaso de su vida, el otrora SEX SYMBOL se ha convertido en un artista retirado, que vive de sus pasadas glorias. Un hombre solo y amargado, que ve transcurrir el tiempo con gran lentitud. Un hombre que, según sus propias palabras, fue programado para el éxito, pero no para la felicidad.

Considerado como un referente obligado del cine europeo, ALAIN FABIEN MAURICE MARCEL DELON, "el JAMES DEAN francés" nació en SCEAUX, ALTOS DEL ZENA, en 1935 y pasó una infancia conflictiva debido al divorcio de sus padres, ocurrido cuando apenas tenía 4 años.

En su adolescencia fue expulsado de seis colegios diferentes por su carácter rebelde y provocador. Fue paracaidista, camarero, carnicero y comerciante, hasta que un golpe de suerte le cambió diametralmente la vida.

En 1957, durante un viaje casual que realizó a la COSTA AZUL francesa, acudió como observador al FESTIVAL DE CANNES, donde fue confundido con las estrellas consagradas y, gracias a su buena apariencia, recibió varias ofertas para participar en varias películas.

Su debut como actor de reparto se dio, cuando todavía no cumplía los 22 años, en la cinta “QUAND LA FEMME S’EN MELE” (1957), bajo la dirección de YVES ALLÉGRET. Y solo un año más tarde, sobrevino la gran oportunidad estelar en “CHRISTINE” (1958), al lado de la consagrada actriz vienesa ROMY SCHNEIDER (1938-1982), con quien vivió un tormentoso amor de cuatro años.

A lo largo de más de cinco décadas, ALAIN DELON ha producido 30 largometrajes, dirigido dos y estelarizado 90, muchos de los cuales se convirtieron en clásicos bajo la dirección de prestigiosos cineastas como JEAN PIERRE MELVILLE, LUCHINO VISCONTI, MICHELANGELO ANTONIONI y JEAN-LUC GODARD. En su vasta filmografía sobresalen: “ROCCO Y SUS HERMANOS” (1960), “EL ECLIPSE” (1962), “EL TULIPÁN NEGRO” (1963), “¿ARDE PARÍS?” (1965), “BORSALINO” (1970), “EL ZORRO” (1974) y “A PLENO SOL” (1959), la primera versión de “EL TALENTOSO MR. RIPLEY”, que en 1999 revivió el norteamericano MATT DAMMON (Cambridge, 1970).

Se ha casado y divorciado tres veces y es padre de 4 hijos (solo el segundo, ANTHONY, trató de seguir sus pasos). Su intensa amistad con el director italiano LUCHINO VISCONTI hizo correr ríos de tinta sobre una posible relación homosexual entre ambos. DELON, que ha sido calificado como uno de los actores más atractivos del cine europeo, nunca ha afirmado o desmentido nada.

En la actualidad vive solo, en una inmensa residencia en DOUCHY, al sur de París, y es dueño de la exitosa marca “AD”, que vende costosos perfumes, lociones, champaña, ropa, lentes y relojes en toda la UNIÓN EUROPEA.

Sin embargo, en la vida de este exitoso actor no todo lo que brilla es oro.

Hace unos días, en una amplia entrevista para el documental “ALAIN DELON: ESE DESCONOCIDO”, viviendo “una profunda depresión”, confesó su total desilusión por vivir. “Fui programado para el éxito, pero no para la felicidad. No van juntos”, asegura.

Símbolo sexual de los sesenta y setenta, todavía no se recupera de su último fracaso matrimonial: ROSALIE VAN GREEMEN, la modelo holandesa y madre de sus dos últimos hijos, lo dejó para casarse con un empresario francés más joven que él. Y asegura que desde hace cinco años comparte su cama con “POUPOUSS”, su gato de tres patas que encontró abandonado en la calle.

En el 2015, el diario ABC publicó una amplia entrevista con la actriz española BARBARA REY (1950), que aseguró haber vivido un intenso  romance con el galán francés. Y en una de sus respuestas, quizá, está la razón de la mala suerte sentimental del actor galo: “La que corté fui yo. Me pasó algo muy curioso. Me quedaba extasiada mirando lo guapo que era, pero hay una cosa que se llama piel. Oye, yo tenía química con mi marido y no te cuento con otros feos que tenían otras cosas que no tenía ALAIN DELON. A veces una mano te toca y te estremece, y no precisamente tiene que venir del hombre más hermoso del mundo”.

¿Qué planes tiene ALAIN DELON para los siguientes años? Con una gran tristeza marcada en sus profundos ojos azules, el actor comenta que aun cuando desea conocer a una mujer madura e inteligente (“¡La estoy esperando!”), constantemente piensa en quitarse la vida: “No dejaré que DIOS decida el día de mi muerte”, afirma contundente. Y concluye la reveladora charla precisando que ya cuenta con una tumba en el terreno de su finca, cerca de las que ha dedicado a los 35 perros que ha tenido y que, subraya, son los únicos que nunca lo decepcionaron.

Es el ocaso de un codiciado SEX SYMBOL. El triste epílogo de ALAIN DELON, hombre que no fue programado para ser feliz.