RECORDANDO A MARÍA CALLAS

LA SOPRANO QUE MURIÓ DE AMOR

Por David Estrada

MARÍA ANNA CECILIA SOPHIA KALOGEROPOULOS (1923-1977), más conocida por el nombre artístico de MARÍA CALLAS, fue la más famosa cantante de ópera del periodo de posguerra. La soprano absoluta del SIGLO XX. Una mujer que murió de amor.

Nació en 1923 en NUEVA YORK, hija de un matrimonio de emigrantes griegos. Casada con el acaudalado industrial de la construcción GIOVANNI BATTISTA MENEGHINI, 30 años mayor que ella, llegó a MILÁN en 1947, donde fue inicialmente rechazada por el director de LA SCALA, ARTURO TOSCANINI (1867-1957). "Estás gorda y tienes la voz dispareja", le dijo sin piedad. Pero ella no se dejó vencer. "Perdió 30 kilos y, para conseguirlo, colgó en su cuarto una foto de AUDREY HEPBURN", asegura el cineasta italiano FRANCO ZEFFIRELI (1923), director de "CALLAS FOREVER" (Callas por siempre, 2002). También fue con un diseñador y le pidió: "Enséñame a vestirme". Con estilo y cuerpo nuevos, volvió a entrevistarse con el director italiano, célebre por su brillante intensidad e incansable perfeccionismo. Fue aceptada.

Hizo su debut en LA SCALA el 7 de diciembre de 1950 con  "I VESPRI SICILIANI". En julio de 1952 firmó un contrato de grabación exclusiva con WALTER LEGGE, productor musical de EMI. Pocos días después, Legge y su mujer, la soprano alemana ELISABETH SCHWARZKOPF, fueron a ver a MARÍA en "LA TRAVIATA" en la ARENA de VERONA. En reconocimiento a su magistral interpretación, SCHWARZKOPF ofreció a CALLAS uno de los tributos más conmovedores: no cantaría nunca más "LA TRAVIATA". Cuando se le pidió una explicación, la soprano respondió: "¿Cuál sería el sentido de hacerlo si otro artista contemporáneo lo puede hacer perfecto?".

MARÍA CALLAS viajó por casi todo el mundo llevando su arte. Contratada por la ÓPERA NACIONAL, se presentó en tres temporadas en el PALACIO DE BELLAS ARTES de la CIUDAD DE MÉXICO, entre 1950 y 1952, interpretando "AÍDA", "EL TROVADOR", "LA TRAVIATA", "RIGOLETO", "TOSCA" Y "LUCÍA DE LAMMERMOOR".

En mayo de 1959, MARÍA conoció al magnate griego ARISTÓTELES ONASSIS (1906-1975), que comenzó a cortejarla hasta que deshizo su matrimonio con MENEGHINI. Nunca se casaron. Esta tortuosa relación sentimental significaría su propia tragedia griega para la soprano, que dejó de cantar por dedicarse a viajar. Se embarazó y ONASSIS le exigió que abortara. Luego, apareció en sus vidas JACKIE KENNEDY (1929-1994), la viuda del presidente norteamericano JOHN F. KENNEDY (1917-1963), que sorprendió al mundo al casarse con ONASSIS el 20 de octubre de 1968, sólo cuatro meses y medio después del asesinato de su cuñado, ROBERT 'BOBBY' KENNEDY (1920-1968).

MARÍA no se recuperó nunca de la traición de ONASSIS y cayó en una fuerte depresión. En 1970 intentó suicidarse con una sobredosis de barbitúricos, pero no lo logró. Regresó brevemente a los escenarios en 1973, el mismo año que murió en un accidente de aviación ALEXANDER (1948-1973), el primogénito de ONASSIS. La maldición de los KENNEDY, se dijo entonces, había caído sobre la familia del millonario griego.

La última actuación de MARÍA CALLAS se dio el 11 de noviembre de 1974 en la modesta ciudad de SAPPORO, HOKKAIDO, en JAPÓN. La crítica la destrozó: "Su voz se ha apagado", escribieron. MARÍA se hundió más.

ARISTÓTELES ONASSIS murió en marzo de 1975 a los 69 años. "Me siento como viuda", diría MARÍA a sus amistades, mientras observaba por televisión el sepelio del hombre al que tanto amó y del que fue su pareja oficial durante casi una década.

Sumida en una profunda tristeza, la diva pasó sus últimos años emulando a NORMA DESMOND en la cinta "SUNSET BOULEVARD" (1950). "Desde que perdí la voz quiero morir", confió a su secretaria BRUNA VASSO. Tenía 53  años.

MARÍA CALLAS, LA DIVINA, murió de un ataque cardiaco en su lujoso departamento de PARÍS la mañana del 16 de septiembre de 1977. Sus bienes se repartieron por partes iguales entre su voraz secretaria y su aparecido ex marido, GIOVANNI BATTISTA MENEGHINI, que alegaba tener derecho a ello al no haberse divorciado de MARÍA por las leyes francesas.

Pocas semanas después de enterrada MARÍA CALLAS, EMMA ROVERSELLI-BRUTTI, la ama de llaves y amante de MENEGHINI -entonces de 80 años-, presumía en fiestas las famosas joyas que alguna vez pertenecieron a la mujer a quien la naturaleza dotó de una voz privilegiada, catalogada como de "soprano sfogato", de un timbre similar al de los 'CASTRATI' de los SIGLOS XVII y XVIII.

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...