LA CAPILLA SIXTINA: DONDE RENACE LA IGLESIA

Por David Estrada

Pocos turistas que acuden todos los días, maravillados, a la CAPILLA SIXTINA, saben que es precisamente ahí donde se elige, en secreto, al hombre que habrá de gobernar a la IGLESIA CATÓLICA hasta su muerte. Imposible sustraerse a la fascinación de la CAPILLA, que lleva el nombre del PAPA SIXTUS VI DE LA ROVERE, que la hizo construir entre 1477 y 1480 y que celebró su primera misa el 9 de agosto de 1483. Su forma, rectangular, mide 40.93 metros de largo por 13.41 metros de ancho, que son exactamente las medidas del TEMPLO DE SALOMÓN.

La CAPILLA SIXTINA está dividida en dos partes por una baranda de mármol creada inicialmente para separar al clero de los fieles. Las pinturas en las paredes, consideradas como la obra cumbre del RENACIMIENTO ITALIANO, fueron hechas por PIETRO PERUGINO, SANDRO BOTTICELLI, DOMENICO GHIRLANDAIO, COSSIMO ROSELLI, LUCA SIGNORELLI y sus respectivos discípulos.

MIGUEL ÁNGEL BUONARROTI (1475-1564) fue contratado en 1508 por el Papa JULIO II (1443-1513) para pintar el techo, originalmente con los doce apóstoles, siendo finalmente sustituidos por pasajes de la creación del mundo y el principio de la vida. Una obra de arte en lo individual y en su conjunto: “La separación de la luz”, “La creación de los astros”, “El diluvio universal”, “Noé ebrio”, “El pecado original”. “David y Goliat” y, quizá, el más famoso de todos, “La creación de Adán”.

Veinte años después de su primer trabajo, MIGUEL ÁNGEL volvió a trabajar en la Capilla por orden del Papa PAULUS III, haciendo entonces, para el altar, “El Juicio Universal”, extraordinario fresco que se concentra en torno a la figura dominante de CRISTO, representado en el instante que precede a la emisión del veredicto del Juicio.

Dicen que JUAN PABLO II, que en el segundo Cónclave de 1978 (en el cual resultó electo) recibió en el sorteo la banca número 91, se detenía especialmente a admirar algunos de los murales de la Capilla. Su favorito, afirman, era un fresco de PIETRO PERUSINO (1450-1524): “La entrega de las llaves”.

Durante el Cónclave, cada cardenal escribe el nombre de su elegido y lo lleva hasta la urna. Al final de la votación se extraen las papeletas y se hace el escrutinio. Bajo la mirada de profetas y condenados al infierno que observan desde las paredes, tres cardenales escrutadores y tres revisores cuentan los votos de los purpurados.

Sobre la pared izquierda de la CAPILLA SIXTINA está ubicada la ESTUFA en la que se queman las papeletas después de cada votación (habrá cuatro por día, dos en la mañana y dos en la tarde), que con la ayuda de productos químicos producirá una FUMATA NEGRA si el resultado es negativo, o una FUMATA BLANCA en el caso que el nuevo Papa haya sido elegido.

Según la tradición, si uno de los cardenales resulta el elegido por la mayoría, le preguntan si acepta y como quiere llamarse. Después, el nuevo Pontífice es conducido a la "CAMARA LACHRIMATORIA", así llamada porque en el pasado derramaban lágrimas los elegidos. Ahí, el sastre papal le ajustará el hábito blanco que ya se tiene preparado en tres talles: chico, mediano y grande.

Cuando está listo, el elegido parte en medio de una procesión hasta el balcón ubicado en la parte superior de la entrada a la BASÍLICA DE SAN PEDRO. Y ahí, el cardenal Camarlengo, con tan sólo dos palabras, anunciará al mundo la buena nueva, de acuerdo a un ritual seguido al pie de la letra durante varios siglos: “¡HABEMUS PAPAM!” (Tenemos Papa). Dando a conocer enseguida los nombres del cardenal electo y el que éste ha adoptado para su Pontificado.

"En la Capilla Sixtina renace la Iglesia", dijo JUAN PABLO II alguna vez. Se refería precisamente a que allí, con la elección del nuevo Papa, se escribe la historia de la continuidad de la Iglesia Católica.

 

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...