20 AÑOS SIN LADY DI

Por David Estrada

Parte cuento de hadas, parte REALITY SHOW, la vida y trágica muerte de DIANA FRANCES SPENCER (1961-1997) se convirtió en el éxito mediático más grande de la historia reciente. La joven tímida y bella que se enamora del príncipe codiciado; el compromiso y la boda del siglo; los castillos, las joyas y los vestidos más caros del mundo; las vacaciones de ensueño en la RIVIERA FRANCESA; el nacimiento de WILLIAM y HARRY, los dos principitos; la BULIMIA y la ANOREXIA presentes en una vida plagada de soledad; la infidelidad del marido con una mujer de aspecto de ROTTWEILER y un intento de suicidio; la amarga separación y una docena de amantes ricos y pobres; el odio de la familia política y el amor de una legión fascinada por todas sus aventuras. Todos los ingredientes de una novela rosa se reunieron de tal manera que si fuera una historia de ficción nadie la creería. Y como último capítulo, el escenario donde se llevó a cabo el desenlace trágico: PARÍS, la ciudad del amor.

A las 12:20 de la madrugada del 31 de agosto de 1997, luego de cenar en la suite imperial del HOTEL RITZ con su nuevo amor, DODI AL FAYED, el cocainómano hijo de un multimillonario egipcio con el que había iniciado un romance hace apenas seis semanas, LADY DI se sube a la parte trasera de un MERCEDES BENZ S280 negro, placas 688LTV75, conducido a 196 kilómetros por hora, con dirección a la PLAZA DE LA CONCORDIA. Maneja HENRY PAUL, el jefe de seguridad del hotel, que esta borracho. Y a su lado, como copiloto, TREVOR REES-JONES, el guardaespaldas de AL FAYED.

Apenas abandona el hotel, la pareja es perseguida por un grupo de PAPARAZZIS en su modalidad más agresiva: en motocicleta y con cámara en mano. Flashes, flashes y más flashes para captar lo que, paradójicamente se convertirá en la última imagen con vida de una princesa acorralada que se refugia temerosa en el regazo de su amado. De fondo, la TORRE EIFFEL, el ARCO DEL TRIUNFO y los CAMPOS ELÍSEOS.

“¡Acelera!”, ordena DODI al borde de la histeria. El coche ingresa a un primer túnel al doble de la velocidad permitida y sale derrapando. “¿Por qué?”, se pregunta entre sollozos DIANA cuando el vehículo ingresa a un segundo túnel, debajo al PUENTE DEL ALMA, al margen del RÍO SENA.
 
De pronto, todo se vuelve confusión. Un FIAT de color blanco que circula a menor velocidad, obliga a HENRY PAUL a realizar una maniobra que le hace perder el control. El vehículo se estrella justo en la decimotercera columna. Son las 12:23 horas. Todo ha transcurrido en menos de 180 segundos.

La velocidad es tal, que el auto casi roza el techo. En el interior, todos los ocupantes se revuelven. Sólo el guardaespaldas lleva puesto el CINTURÓN DE SEGURIDAD. Los siete fotógrafos, buscando captar la EXCLUSIVA, antes de auxiliar a los heridos, realizan su mejor trabajo con sus cámaras.

La luz ilumina el rostro agónico de la princesa. Un hilo de sangre se escapa de sus labios. “Parece tan bella, aun así, que es increíble pensar que está a punto de morir”, recordará más tarde uno de los fotógrafos.

El doctor MAILLEZ, un médico que casualmente pasa por allí, se acerca para darle los últimos auxilios a la REINA DE CORAZONES. Inútil. El golpe ha desplazado a la derecha su frágil CORAZÓN, desgarrando la ARTERIA PULMONAR y el PERICARDIO.

En el mismo lugar del accidente fueron recogidos sin vida DODI AL FAYED y el chofer HENRY PAUL. Su muerte, determinó la autopsia, se debió a una fractura en la COLUMNA VERTEBRAL.

DIANA SPENCER, la PRINCESA DE GALES, fue atendida en el HOSPITAL DE LA PITIÉ SALPETRIERE donde, después de practicarle una operación de emergencia, finalmente se certificó su muerte a las 4:00 horas, debido a múltiples heridas internas.

A las 5:30 de la madrugada, en RUEDA DE PRENSA, el doctor JEAN-PIERRE CHEVENEMENT anunció oficialmente el deceso. La noticia corrió como reguero de pólvora hacia el resto del mundo: “DIANA EST MORT” (Diana está muerta).

Cinco minutos más tarde, la BBC DE LONDRES emitió el siguiente mensaje, seguido de la imagen de la bandera inglesa a media asta: “La PRINCESA DIANA DE GALES ha muerto en un accidente automovilístico en PARÍS. El gobierno francés ha hecho oficial el hecho a las 5 horas de esta mañana. El PALACIO DE BUCKINGHAM ha confirmado la fatal noticia. Nuestra programación normal será suspendida como una señal de respeto durante toda la mañana”.

Y a partir de ese momento, el surgimiento de la ‘DIANAMANÍA’. Un culto exagerado, que ha sobrepasado la imaginación de más de uno -incluyendo a la reina ISABEL II, que por primera vez se tuvo que doblegar- y que aún persiste, a veinte años de distancia…

_____________________________________________________

VIDEO: MUERTE DE DIANA SPENCER, LA REINA DE CORAZONES: https://youtu.be/fan_wITPzL4

 

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...