MINEROS Y GAYS: UNA LECCIÓN DE RESPETO

Por David Estrada

En el mes de marzo de 1984, el CONSEJO NACIONAL DEL CARBÓN (National Coal Board) anunció el cierre de la mina de CORTONWOOD, en YORKSHIRE, dejando a 56 MIL TRABAJADORES sin empleo. Ante ello, los trabajadores acordaron ir a la huelga y pidieron el apoyo del resto de los mineros de la región. Al cabo de seis días, YORKSHIRE, ESCOCIA, GALES DEL SUR, KENT, DURHAM y NORTHUMBERLAND estaban en huelga. Aproximadamente 140 MIL de los 187 MIL miembros del SINDICATO NACIONAL DE MINEROS (National Union of Mineworkers).

Para MARGARET TATCHER (1979-90), la primera ministra británica por su intransigencia bautizada como “LA DAMA DE HIERRO”, el conflicto de los mineros era una prueba de fuego para mostrar la efectividad de sus leyes laborales de 1980 y 1984, mediante las cuales ninguna huelga sería considerada oficial a menos que se haya realizado una votación nacional entre los afiliados al sindicato. Una medida represora, que pretendía (y lo hizo) arrancarles a los trabajadores británicos todos sus derechos.

Ante una sociedad indiferente, a lo largo de su lucha los rudos mineros escoceses solo encontraron respuesta solidaria en el colectivo gay londinense, que de manera desinteresada y espontánea inició una colecta a su favor en el DESFILE DEL ORGULLO GAY de 1984. El más entusiasta activista: MARK ASHTON (1960-1987), fundador del movimiento LESBIANAS Y HOMOSEXUALES EN APOYO A LOS MINEROS (Lesbians and Gays Support the Miners, LGSM).

Pero ese solo fue el principio…

En los ochentas del inicio del SIDA y su estigmatización como ‘enfermedad rosa’ exclusiva de los homosexuales, sectores conservadores se referían a la comunidad homosexual como ‘PERVERTIDOS’. Un calificativo que el colectivo gay londinense se apropió, en una actitud de empoderamiento y de desafío contra la moral conservadora, para organizar ‘PITS AND PERVERTS’ (Minas y Pervertidos), un festival musical a beneficio de los huelguistas en un club del barrio de CAMDEN, en LONDRES, en el que lograron recaudar más de 5 MIL 650 libras (algo más de 20 mil libras al valor actual), dinero que en su totalidad fue destinado a las familias de los mineros en huelga del sur de GALES.

También regalaron a la comunidad minera de DULAIS, una camioneta a la que colocaron en su puerta una calcomanía con la leyenda: “DONADA POR LESBIANAS Y HOMOSEXUALES EN APOYO A LOS MINEROS”.

El movimiento, que inició el 19 de noviembre de 1984 y terminó el 3 de marzo de 1985, cuando todavía se encontraban en huelga el 60 POR CIENTO de los mineros, sería el punto de inflexión para futuras conquistas sociales a favor de ambos bandos.

El epílogo de esta historia, fue reseñado con sorpresa en todo el mundo.

En un gesto de agradecimiento a su apoyo durante la huelga, cientos de mineros y sus familias llegaron LONDRES en decenas de autobuses, para estar presentes en la MARCHA DEL ORGULLO GAY DE 1985, encabezándola a petición de los organizadores.

Durante el desfile, el minero SIAM JAMES, de la comunidad escocesa de DULAIS, leyó estas palabras frente a la multitud: "Desde mi relación con las personas homosexuales durante la huelga, ahora sé que si alguno de mis hijos viniera a mí y me dijera 'soy lesbiana" o "soy gay', lo entenderé".

Los prejuicios entre los varoniles y homofóbicos mineros y los gay y las lesbianas británicos habían quedado atrás.

Por su trascendencia y la profunda huella que dejó en diversos sectores de la sociedad, esta lucha de dos sectores aparentemente poco afines, está considerada como uno de los acontecimientos más importantes de la historia británica de la posguerra.

Una lección de RESPETO y CONVIVENCIA de la que muchos deberían de aprender…

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...