"HAPPY BIRTHDAY, MR. PRESIDENT"

EL ENCUENTRO PÚBLICO ENTRE MARILYN Y JFK

Por David Estrada

Se trata, sin duda, de uno de los momentos más emblemáticos de la historia norteamericana. El encuentro público entre el presidente más poderoso del planeta y uno de los más grandes símbolo sexuales cinematográficos. Dos personajes del Siglo XX. Aquella noche, durante la celebración adelantada de su 45 cumpleaños, JOHN F. KENNEDY se ruborizó al escuchar a MARILYN MONROE cantarle el célebre "HAPPY BIRTHDAY, MR. PRESIDENT", enfundada en un luminoso y entallado vestido de seda color piel.  

El vestido estaba tan ceñido al curvilíneo cuerpo de MARILYN, que debió ser cosido en el último minuto antes de ingresar en el escenario del MADISON SQUARE GARDEN de NUEVA YORK, la noche del 19 de mayo de 1962, para que con él cantara, con una voz sensual y sugestiva, la canción FELIZ CUMPLEAÑOS al presidente, del que entonces se presumía era su amante. Se asegura, incluso, que para que lo luciera con toda espectacularidad y sin una sola arruga, la estrella de HOLLYWOOD decidió no llevar ropa interior.

Aquella famosa gala, organizada por PATRICIA KENNEDY y PETER LAWFORD, hermana y cuñado del presidente, con el objetivo de recaudar fondos para el PARTIDO DEMÓCRATA, tuvo una asistencia de 15 mil personas y contó con la presentación de una gran cantidad de artistas de la música y el espectáculo, entre los que se encontraban: el comediante DANNY KAYE, la cantante de ópera MARÍA CALLAS, el cantante BOBBY DARIN, la ‘reina del jazz’ ELLA FITZGERALD, la cantante PEGGY LEE, y el cantante y activista social HARRY BELAFONTE, entre otros.

Sin embargo, la breve y memorable actuación de MARILYN MONROE, fue la que marcó aquél festejo al que, por cierto, no acudió la primera dama, JACKIE KENNEDY, supuestamente molesta por el descaro de presentar en sociedad a la más reciente conquista amorosa de su esposo.

Entre los políticos que asistieron a esta gala, se encontraban el vicepresidente LYNDON B. JOHNSON; BOBBY y TEDDY KENNEDY, hermanos del presidente, entonces procurador de JUSTICIA y senador por MASSACHUSSETTS, respectivamente; el embajador ante la ONU, ADLAI STEVENSON; el alcalde de NUEVA YORK, ROBERT WAGNER (homónimo del actor) e IRVING MITCHELL, presidente del MADISON SQUARE GARDEN.

MARILYN MONROE llegó al escenario con retraso, provocando la desesperación del actor PETER LAWFORD, que fungía como maestro de ceremonias. Finalmente, cuando LAWFORD ya había perdido la paciencia, MARILYN apareció enfundada en un pesado abrigo de MINK, al momento en que el también cuñado del festejado anunciaba: “Señor presidente, la retrasada MARILYN MONROE”. Enseguida, despojada del abrigo y luego de comprobar con un golpe con los dedos que el micrófono funcionaba, la actriz comenzó a cantar, pausada e insinuantemente, el célebre “HAPPY BIRTHDAY”, acompañada por el pianista de jazz HANK JONES.

La actuación de MARILYN terminó al tiempo en que la orquesta se une en la celebración y hace su aparición un enorme pastel de cumpleaños con 45 velas encendidas. 2 minutos y medio duró la presentación de la actriz, la cual fue agradecida por el presidente que, minutos después, dijo en el mismo escenario: “Ahora ya puedo retirarme de la política, después de haber tenido un ‘HAPPY BIRTHDAY’ cantado de una manera tan dulce”. 

Muy pocas fotografías existente de MARILYN y JOHN F. KENNEDY juntos. Una de ellas, panorámica, con la actriz en el escenario, y el presidente en su asiento. Y la otra, con el presidente KENNEDY conversando con MARILYN tras bambalinas, teniendo a su lado a su hermano BOBBY, que posteriormente también se convertiría en amante de la MONROE.

Tanto MARILYN MONROE como JOHN F. KENNEDY murieron trágicamente meses después de aquella celebración en el MADISON SQUARE GARDEN. MARILYN, supuestamente de una sobredosis de barbitúricos, el 5 de agosto de ese 1962, a los 36 años. Y JOHN F. KENNEDY, asesinado, un año y medio después, el 22 de noviembre de 1963, a los 46 años.

El icónico vestido del ‘HAPPY BIRTHDAY’, con la firma del diseñador francés JEAN LUIS, fue heredado por el maestro de actuación LEE STRASBERG tras la muerte de MARILYN, y subastado por primera vez por la casa CHRISTIE’S en un millón 300 mil dólares en 1999. Entonces lo compró el magnate MARTIN ZWEIG, quien lo conservó en una vitrina isotérmica del hotel THE PIERRE de NUEVA YORK hasta su fallecimiento, en febrero de 2013. En 2016, los herederos de ZWEIG decidieron subastarlo, esperando obtener por él un máximo de 3 millones de dólares.

El 17 de noviembre de 2016, este vestido se subastó por 4.8 millones de dólares, superando todas las expectativas. Su comprador fue “RIPPLEY’S BELIEVE IT OR NOT” (Ripley, ¡Aunque usted no lo crea!), un imperio mediático estadounidense especializado en cosas singulares y estrafalarias y que posee una cadena de museos, incluyendo uno en la CIUDAD DE MÉXICO. De seda color piel y adornado con 2 mil 500 cristales incrustados a mano, se esperaba que el vestido se vendiera por entre 2 y 3 millones de dólares, según informó la casa JULIEN’S AUCTIONS de LOS ANGELES.

EL VIDEO: https://www.youtube.com/watch?time_continue=8&v=Vg5HIMnPx7k&feature=emb_logo

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...