EL DÍA QUE LA MONA LISA VIAJÓ A EU

Por David Estrada

El presidente norteamericano JOHN F. KENNEDY (1917-1963) realizó una exitosa VISITA DE ESTADO a la FRANCIA de CHARLES DE GAULLE (1890-1970) del 31 de mayo al 2 de junio de 1961. Y como intérprete y embajadora de buena voluntad, el carismático mandatario norteamericano de 44 años llevó a su esposa, la bella JACQUELINE KENNEDY (1929-1994), de 31 años, que cautivó a tal grado a los franceses, que en un momento determinado de la gira externó: “Soy el hombre que acompañó a JACQUELINE KENNEDY a PARÍS y lo he disfrutado”. Aquella histórica visita, marcaría un parteaguas dentro de las relaciones entre ambos países y también en el mundo del arte.

Educada en los mejores colegios norteamericanos e incluso un año en la SORBONA DE PARÍS, JACQUELINE BOUVIER hablaba el francés con gran soltura, lo cual le permitió afianzar la cercanía entre su esposo y el héroe francés de la SEGUNDA GUERRA MUNDIAL y, de manera muy personal, cultivar la amistad del ministro francés de CULTURA, ANDRE MALRAUX (1901-1976), del cual la primera dama conocía a la perfección su obra literaria, de entre la que “LA CONDICIÓN HUMANA” (1933) era su favorita.

Un año más tarde, en 1962, JOHN y JACKIE KENNEDY tuvieron la oportunidad de ser anfitriones de MALRAUX en la CASA BLANCA y conseguir, luego de una visita a la NATIONAL GALLERY, el préstamo de la célebre pintura de la MONA LISA, para que pudiera ser expuesta en WASHINGTON durante algunos días.

La idea, que en un principio parecía descabellada, encontró la disposición de MALRAUX, que una vez de regreso a PARÍS, se la comunicó al presidente DE GAULLE, argumentando que el préstamo serviría para mejorar las relaciones entre ambos países.

Enterados del proyecto, los curadores del MUSEO DE LOUVRE se negaron rotundamente al préstamo, señalando que nunca antes había salido del país la famosa pintura catalogada con el número ‘779’. Las dos únicas salidas del museo de la obra realizada por LEONARDO DA VINCI (1452-1519) entre 1503 y 1506, fue de agosto de 1911 a noviembre de 1913, cuando fue robada, y durante la SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, cuando se le escondió para ponerla a salvo de los nazis. DE GAULLE escuchó los argumentos y al final sentenció: “MALRAUX sabe lo que hace y lo hace bien”.

El anuncio oficial de la visita de LA GIOCONDA, nombre con el que también es conocida esta pintura, se formalizó el 12 de diciembre de 1962, cuando el presidente KENNEDY inició su tradicional rueda de prensa agradeciendo al gobierno francés el préstamo: “Esta incomparable obra maestra, el trabajo de una de las grandes figuras de la creatividad occidental, vendrá a nuestro país como recordatorio de la amistad existente entre FRANCIA y ESTADOS UNIDOS. También vendrá como recuerdo de la naturaleza universal del arte”.

El viaje de FRANCIA a ESTADOS UNIDOS, lo realizó la MONA LISA como si fuera una estrella de cine, a bordo del camarote de lujo del transatlántico “FRANCE” y bajo una impresionante protección policial.

Para preservar la pintura, ésta fue depositada en un contenedor isotérmico de material insumergible, con una temperatura de 18 grados y una humedad ambiente de 50 grados.

El 20 de diciembre, apenas llegó a norteamérica, JOHN WALKER, director de la NATIONAL GALLERY, telegrafió al presidente KENNEDY: "La MONA LISA ha llegado en perfectas condiciones”.

La exposición fue inaugurada en la NATIONAL GALLERY OF ART de WASHINGTON la noche del 8 de enero de 1963. El evento estuvo encabezado por el presidente KENNEDY, su esposa JACKIE y el ministro ANDRE MALRAUX y su esposa MARIE MADELEINE (1914-2014).

La imagen de la primera dama norteamericana, con un vestido rosa sin hombros del diseñador OLEG CASSINI (1913-2006), junto a la misteriosa dama renacentista con los brazos cruzados, dio la vuelta al mundo. Cuando a MALRAUX le preguntaron porque había permitido que la pintura viajara a ESTADOS UNIDOS, respondió: “Porque ninguna nación la hubiera recibido como ellos”. Y no se equivocó.

Durante su gira por los ESTADOS UNIDOS, el pequeño retrato de LA MONA LISA (77cms X 53 cms) fue admirado durante apenas 12 segundos por UN MILLÓN 700 MIL norteamericanos, tanto en WASHINGTON como en el METROPOLITAN MUSEUM de NUEVA YORK.

Y a partir de entonces, auspiciado por el matrimonio KENNEDY, el famoso retrato de LISA GHERARDINI dejó de ser una OBRA DE ARTE para convertirse en un ÍCONO del CONSUMO DE MASAS. EL CUADRO MÁS FAMOSO DEL MUNDO.

Además de su gira por los ESTADOS UNIDOS, la MONA LISA solo ha salido otra vez de FRANCIA, en 1974, cuando fue expuesta en TOKIO y en MOSCÚ.

¿Por qué siendo la obra italiana, la MONA LISA se encuentra en FRANCIA? Cuando LEONARDO DA VINCI murió, en 1519, tras haber pasado sus últimos años en FRANCIA, en la corte de FRANCISCO I, este rey compró la pintura en 4 MIL DUCADOS y se la llevó al palacio de FONTAINEBLEAU y desde entonces es propiedad del estado francés. Se exhibe desde el año de 1796 en el MUSEO DE LOUVRE de PARÍS.

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...