EXPULSADO DE MÉXICO

EL DÍA QUE ECHEVERRÍA EXILIÓ A CARLOS PIÑAR

Por David Estrada

Para 1975, la carrera del actor español CARLOS PIÑAR (1945) se encontraba en su mejor momento. Rey indiscutible de las fotonovelas, en el mes de agosto su desnudo para el segundo número de la revista “EROS” había agotado sus 60 mil ejemplares a los pocos días y grababa con JACQUELINE ANDERE (1938) la telenovela “BARATA DE PRIMAVERA”, su tercer protagónico para la empresa TELEVISA. Sin embargo, su suerte cambió de la noche a la mañana a finales del mes de septiembre, a raíz de un hecho fortuito ocurrido en su tierra natal: la ejecución de tres militantes del FRENTE REVOLUCIONARIO ANTIFACISTA Y PATRIOTA (FRAP) y dos militantes de la organización independentista del país vasco, EUZKADI TA ASKATAZUNA (ETA), decretada por cuatro CONSEJOS DE GUERRA en los últimos meses de la DICTADURA FRANQUISTA.

El gobierno de LUIS ECHEVERRÍA (1922), que en 1973 ya había roto relaciones diplomáticas con CHILE tras el GOLPE DE ESTADO contra el presidente SALVADOR ALLENDE (1908-1973), en protesta por las ejecuciones decidió suspender relaciones diplomáticas con ESPAÑA y, además, ordenó la salida inmediata del territorio nacional de todos los ciudadanos españoles sin residencia.

CARLOS PIÑAR se encontraba de gira con la exitosa obra “CIAO VALENTINO” (dirigido por RAFAEL BANQUELLS y compartiendo créditos con IRÁN EORY) cuando, sorpresivamente, recibió un telegrama firmado por la SECRETARÍA DE GOBERNACIÓN, en el que se le pedía “abandonar el país en las siguientes 24 horas”. El actor recuerda: “La pasé muy mal. Me sentí como un apestado, un indeseable. ¿Qué había hecho yo para ser tratado de esa manera?”. E inmediatamente le comunicó del ‘ultimátum’ al productor VALENTIN PIMSTEIN (1925-2017), ya que se encontraba a la mitad de la grabación de “BARATA DE PRIMAVERA”. PIMSTEIN acude con EMILIO ‘EL TIGRE’ AZCÁRRAGA (1930-1997), que consigue una prórroga de MES Y MEDIO por parte del gobierno, tiempo suficiente para concluir el melodrama y abandonar el país.

La noticia de la expulsión* de CARLOS PIÑAR indignó a la comunidad artística. Y personajes de la estatura de una DOLORES DEL RÍO, GLORIA MARÍN, SARA GARCÍA, SILVIA PINAL y MAURICIO GARCÉS, recolectaron miles de firmas con las que, "respetuosamente", manifestaban su inconformidad "por la arbitraria medida" y las entregaron en la SECRETARÍA DE GOBERNACIÓN. De nada sirvió. Para finales de noviembre, PIÑAR tomó un vuelo para iniciar su exilio en ESPAÑA.

Los siguientes 18 meses, se sucedieron varios acontecimientos políticos entre ESPAÑA y MÉXICO, al final de los cuales fue posible el regreso del popular actor: el 20 de noviembre de 1975 murió el dictador FRANCISCO FRANCO (1892-1975); el 1 de diciembre de 1976 LUIS ECHEVERRÍA dejó de ser presidente de MÉXICO y entregó el poder a JOSÉ LÓPEZ PORTILLO (1920-2004); y el 28 de marzo de 1977, con una monarquía constitucional en ESPAÑA, MÉXICO reanuda relaciones diplomáticas con los españoles.

Ese mismo 1977, CARLOS PIÑAR regresó a nuestro país para establecerse definitivamente: “Cuando llegué a ESPAÑA para reintegrarme, yo me sentí como un extranjero. Sí me gustaba vivir en ESPAÑA y me encantaba su comida, pero ya no me gustaba vivir ahí. Extrañaba vivir en México. Y regresé”.

El año de su retorno y con apenas 32 años de edad, el actor español filmó una película (“CUANDO TEJEN LAS ARAÑAS”, con ALMA MURIEL) y protagonizó una telenovela (“MARCHA NUPCIAL”, con ALMA MURIELy BLANCA SÁNCHEZ). Su popularidad se encontraba en su mejor momento. Era el actor y galán más cotizado del medio artístico.

Y así continuó hasta 1983 en que, por decisión propia, anunció su retiro de la actuación. Su última participación en la televisión fue en la serie “MI SECRETARIA”, al lado de POMPÍN IGLESIAS y LUPITA LARA. “La actuación ya había dejado de ser una prioridad en mi vida”, asegura.

Y a partir de entonces, radicando en CUERNAVACA, se dedica a la ESCULTURA y PINTURA, con igual o mayor reconocimiento que en las ARTES ESCÉNICAS.

* EXPULSIÓN es sancionar a una persona de un país; se aplica a los extranjeros y consiste en la devolución a su país de origen y la prohibición de regresar al territorio del Estado. Se aplica sobre todo a los extranjeros en situación de inmigrante (sin papeles de residencia), pero también se puede aplicar a inmigrantes que residan regularmente en el país pero que hayan cometido algún delito en el cual se contemple esa posibilidad. Igualmente, es generalmente motivo de expulsión, la injerencia de un extranjero en asuntos políticos internos.

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...