EL SHA DE IRÁN EXILIADO EN MÉXICO

MÉXICO EN UNA CRISIS INTERNACIONAL

Un reportaje de David Estrada

Como consecuencia del triunfo de la REVOLUCIÓN ISLÁMICA encabezada por el AYATOLAH RUHOLLAH KOMEINÍ (1902-1989), el SHA DE IRÁN, MOHAMED REZA PAHLEVI (1919-1980), se exilió de su patria a las 13:20 horas del miércoles 16 de enero de 1979, poniendo fin a 2,500 años de monarquía en PERSIA. En el avión que él mismo piloteó, se llegó a asegurar, llevaba más de 46,000 millones de dólares en joyas, obras de arte y lingotes de oro. A partir de ese momento, acompañado de su esposa, la emperatriz FARAH DIBA (1938), así como sus cuatro hijos, los príncipes REZA CIRO (1960), YASMIN (1963), ALI REZA (1966-2011) y LEILA (1970-2001), el que fuera conocido como ‘REY DE REYES’ y ‘LUZ DE LOS ARIOS’, vivió errante en diversos países: MARRUECOS, ECUADOR, BAHAMAS, MÉXICO, ESTADOS UNIDOS, PANAMÁ y finalmente EGIPTO, donde murió de CÁNCER el 27 de junio de 1980, a los 60 años de edad. Esta es la crónica del accidentado paso del SHA DE IRÁN por el territorio mexicano.

El SHA DE IRÁN y su familia llegaron a MÉXICO el domingo 10 de junio de 1979, en un vuelo de casi tres horas, procedente de NASSAU (BAHAMAS). Era una pequeña comitiva de apenas seis personas, dos perros domésticos y un equipaje muy voluminoso, que eran resguardados por un fuerte dispositivo de seguridad integrado por 72 personas. Según trascendió en su momento, el monarca contaba con tres impenetrables anillos de seguridad: 12 agentes de IRÁN en el primer círculo, 20 estadounidenses en el segundo y 40 mexicanos en el tercero. Todos de absoluta confianza.  

La FAMILIA REAL de IRÁN arribó a las 11 de la mañana al hangar de don MANUEL ESPINOSA YGLESIAS (1909-2000) de BANCOMER, institución bancaria propietaria del aparato que los transportó de NASSAU a MÉXICO.

La televisora del Estado, IMEVISIÓN, fue el único medio de comunicación que estaba enterado del viaje y, por tanto, el único que registró con sus cámaras el arribo del monarca a suelo nacional.

MOHAMED REZA PAHLEVI, de 58 años y con el rostro demacrado, vestía un traje claro, y escuetamente declaró a la televisora gubernamental que deseaba “disfrutar de MÉXICO”, aunque no determinó el tiempo de su estancia. “Algunos meses”, señaló evasivo.

Enseguida, la comitiva partió a la ciudad de CUERNAVACA, MORELOS, a 85 kilómetros de distancia, descartando como refugio al puerto de ACAPULCO, lugar donde se estaba construyendo una lujosa residencia, presuntamente para el SHA y su familia.

Esta fría recepción sería muy diferente a la que el soberano habría recibido cinco años atrás, el 11 de mayo de 1975, cuando el presidente LUIS ECHEVERRÍA ÁLVAREZ (1922) le tributó, en el AEROPUERTO DE LA CIUDAD DE MÉXICO, todos los honores militares propios de su investidura, al inicio de una VISITA DE ESTADO de dos días en los que el SHA y la emperatriz estuvieron en ACAPULCO y recorrieron varias ZONAS ARQUEOLÓGICAS.

Según información publicada por el periódico THE WASHINGTON POST el mismo día que el SHA llegó exiliado a MÉXICO, el secretario de estado norteamericano, HENRY KISSINGER (1923), habría presionado al canciller JORGE CASTAÑEDA (1921-1997) “desde el mismo día en que REZA PAHLEVI abandonó IRÁN”, para que le concediera un visado de residencia temporal. “DAVID ROCKEFELLER, presidente del CHASE MANHATTAN BANK de NUEVA YORK, también habría intercedido ante el presidente JOSÉ LÓPEZ PORTILLO a favor de EL SHA”, revelaría el diario.

Finalmente, anteponiendo su política de ASILO para EXILIADOS POLÍTICOS, el gobierno de LÓPEZ PORTILLO desafió la advertencia que habría lanzado el RÉGIMEN ISLÁMICO DE IRÁN, al señalar que “abrir las puertas al ex monarca sería considerado un acto de hostilidad” hacia el nuevo régimen y, por tanto, se podría traducir en posibles intentos terroristas contra el SHA y los gobiernos que lo apoyen. Y ordenó el cierre inmediato de la EMBAJADA mexicana en TEHERÁN.

Durante su corta estancia de cuatro meses por MÉXICO, al SHA DE IRÁN y su familia se hospedaron en una lujosa residencia ubicada en la AVENIDA PALMIRA, famosa por sus casas de estilo francés, pagando una renta mensual de $10,000 dólares (200,000 pesos mexicanos actuales).

El depuesto emperador y su hijo de 18 años frecuentaban el RACKET CLUB, donde jugaban tenis, y hacían gran parte de sus alimentos en el restaurante del hotel “LAS MAÑANITAS”, famoso por haber hospedado a celebridades como la actriz MARILYN MONROE, el actor OMAR SHARIFF, el boxeador MOHAMMED ALI, la cantante MADONNA, el futbolista PELÉ, el ex presidente norteamericano JIMMY CARTER y los entonces príncipes herederos FELIPE y NARUHITO de ESPAÑA y JAPÓN, respectivamente.

El gerente del lugar, LUIGI ARAUJO, recordaba que el SHA siempre escogía la MESA 14, que a partir de entonces se volvió de las más codiciadas. Su platillo favorito, debido a su frágil estado de salud, eran verduras cocidas y “pollo con leche”, que era muy suave. El príncipe heredero, en cambio, disfrutaba continuamente de la sopa de tortilla, tequila y aguacate, que le encantaba. Algunas ocasiones el SHA llegó a solicitar que el chef de “LAS MAÑANITAS” le cocinara en su residencia, lugar en el que invariablemente se le servía en vajillas bañadas en oro.

El ex presidente norteamericano RICHARD NIXON (1913-1994), a casi un lustro de su renuncia a la presidencia por el escándalo WATERGATE, abandonó su retiro voluntario en el rancho en SAN CLEMENTE, CALIFORNIA, para visitar al SHA en CUERNAVACA. Viajó durante la noche del 13 de julio de 1979, en un vuelo comercial de AEROMÉXICO, en el que una vez que fue reconocido por los 256 pasajeros -la mayoría mexicanos-, al unísono le cantaron en inglés: “¡Queremos a NIXON!”.

Escoltado desde la CIUDAD DE MÉXICO por una caravana de ocho limusinas y con 14 agentes del SERVICIO SECRETO asignados para su protección, NIXON se entrevistó el mediodía del día 14 con su antiguo aliado y al final, luego de posar para los fotógrafos al lado de la emperatriz y el príncipe heredero, declaró a la prensa: “Vine para asegurarle que no solo yo, sino millones de estadounidenses seguimos siendo sus amigos". Y remató: "Si ESTADOS UNIDOS no respalda a sus propios amigos, terminaremos sin amigos".

El exilio del monarca iraní se interrumpió abruptamente cuando se le diagnosticó ICTERICIA OBSTRUCTIVA y se planeó una cirugía de emergencia en el HOSPITAL ABC de la CIUDAD DE MÉXICO. Según el testimonio del equipo médico mexicano que trataba al SHA, el gobierno de los ESTADOS UNIDOS no permitió que se le operara en MÉXICO, argumentando que no se contaba con un equipo de TOMOGRAFÍA AXIAL COMPUTADA (TAC). Y se le trasladó a un hospital privado de NUEVA YORK.

El 22 de octubre de 1979, el SHA DE IRÁN fue admitido en los ESTADOS UNIDOS “por motivos humanitarios”. Le fue asignado el piso 17 del NEW YORK HOSPITAL y se comprobó que la causa de su ICTERICIA era de origen biliar, como se había diagnosticado correctamente en MÉXICO. Para entonces, el círculo cercano del monarca reveló que desde hacía meses se le habían detectado tumoraciones y ganglios crecidos en el cuello. Eran los primeros síntomas de un CÁNCER LINFÁTICO que terminaría con su vida.

El ingreso del SHA a los ESTADOS UNIDOS provocó la furia de los radicales iraníes, que en represalia, el 4 de noviembre tomaron la EMBAJADA NORTEAMERICANA EN TEHERÁN, secuestrando a 66 personas durante 442 días, produciendo una crisis política mundial.

Con ese conflicto en las manos y con el ‘REY DE REYES’ prácticamente desahuciado, el gobierno de JIMMY CARTER (1924) decidió su salida inmediata de territorio norteamericano y sugirió su regreso a MÉXICO para terminar su recuperación.

En una decisión valiente, el embajador mexicano HUGO B. MARGAÍN (1913-1997) habló con el presidente JOSÉ LÓPEZ PORTILLO (1920-2004) y le hizo ver el peligro que corría MÉXICO al involucrarse de manera innecesaria en un conflicto internacional de grandes proporciones. Además, argumentó: “Si los norteamericanos no habían querido que se operara en MÉXICO, ¿porqué sugerir que ahora se recupere a nuestro territorio?”. LÓPEZ PORTILLO coincidió con el diplomático y rechazó el regreso del monarca.

Prácticamente errante, el SHA DE IRÁN pasó los últimos nueve meses de su vida.

En un principio fue enviado a SAN ANTONIO, TEXAS. Después, el presidente CARTER le consiguió resguardo con el presidente ARISTIDES ROYO (1940) en la ISLA CONTADORA, en el pacífico panameño. Pero cuando el SHA se enteró que el gobierno islamista estaba negociando con PANAMÁ su extradición, el 23 de marzo de 1980 abandonó el país con destino a EL CAIRO, EGIPTO.

En EGIPTO, el SHA fue recibido con todos los honores por su amigo y PREMIO NOBEL DE LA PAZ, el presidente ANWAR EL-SADAT (1918-1981).

MOHAMED REZA PAHLEVI murió a las 9:56 horas del 27 de julio de 1980 a los 60 años de edad.

Y los 66 rehenes de la EMBAJADA NORTEAMERICANA EN TEHERÁN serían liberados hasta el 20 de enero de 1980, 30 minutos después de que RONALD REAGAN (1911-2004) protestara como cuadragésimo presidente de los ESTADOS UNIDOS.

En julio de 1992, durante el gobierno de CARLOS SALINAS DE GORTARI (1948), MÉXICO reabrió su EMBAJADA en THERÁN.

Alternando su residencia entre los ESTADOS UNIDOS y FRANCIA, la emperatriz FARAH DIBA, actualmente de 81 años, sobrevive en el exilio con sus hijos, el príncipe heredero REZA CIRO, de 59 años, y la princesa FARAHNAZ, de 56 años, ambos casados y con descendencia. Sus otros dos hijos, ALI REZA y LEILA, se suicidaron a los 44 y 31 años, respectivamente, a decir de su madre, “al no sobreponerse a vivir en el exilio”.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

EL PAÍS. Agencias. El sha de Irán se instala temporalmente en México. 12 junio 1979.

THE WASHINGTON POST. Associated Press. Nixon Visits Shah, Praises Him as Old Friend. 14 julio 1979.

EL PAÍS. Juan González Yuste. El sha de Irán abandona Estados Unidos para instalarse en Panamá. 16 septiembre 1979.

EL MUNDO. Nima Rafat. El final de la hija del Sha. 17 junio 2001.

CIRUJANO GENERAL. Volumen 27. Número 1. Págs. 86 a 89. México y la crisis política por la enfermedad del Sha de Irán. Dr. José Asz Sigall, Dr. Gerardo González Sobrino y Dr. Jorge Cervantes Castro. Enero-Marzo 2005.

RTVE. Agencia EFE. Se suicida el príncipe Alireza Pahlevi, hijo menor del depuesto Sha de Persia. 4 enero 2011.

INFOBAE. Juliana Fregoso. Platos bañados en oro, 72 guardaespaldas y una exclusiva mansión: el exilio en México del último sha de Irán. 18 noviembre 2018.

 

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...