EL DÍA QUE ROBÉ A ALEJANDRO SÁNZ

Por David Estrada

La siguiente historia ocurrió la tarde del miércoles 23 de junio de 1993, en el CUARTO 820 del HOTEL FIESTA AMERICANA, en LEÓN, GUANAJUATO. Yo había acudido para realizar, para mi programa “CON MAYÚSCULAS” de TVQ, una tercera entrevista a mi ídolo, el cantante español ALEJANDRO SÁNZ. Para entonces, incluso, una de esas amplias entrevistas ya había aparecido publicada de manera muy destacada en mi revista de espectáculos "ASI!", la cual llevaba para entregársela. De modo que SÁNZ, con su segundo disco, “SI TÚ ME MIRAS”, a punto de salir al mercado, ya me identificaba perfectamente, lo cual llenó por completo mi ego de FAN.

Cuando llegamos al hotel, ALEJANDRO había terminado de bañarse y se encontraba vistiéndose. Para la entrevista escogió una playera recién planchada con dibujos de moños rojos a favor de la lucha contra el SIDA, pantalón de mezclilla, calcetas blancas y tenis “NIKE” del mismo color. En la muñeca derecha llevaba dos pulseras de cuero y en la izquierda un fino reloj con correa café. En su cuello colgaban una cadena de plata con el símbolo de 'AMOR Y PAZ' y una correa de cuero con una piedra roja alargada. Próximo a cumplir los 25 años, aquél madrileño que conquistó a HISPANOAMÉRICA “PISANDO FUERTE”, se encontraba en su mejor momento artístico. Despegando. Así yo lo intuía entonces…

Una deferencia que tuvo con nuestro equipo la compañía discográfica, fue otorgarnos UNA HORA de entrevista, cuando lo habitual es conceder charlas de 10 o 15 minutos, ya que la televisión nacional termina reduciendo cualquier grabación en bloques de 5 minutos como máximo. Mi interés y los antecedentes de mis dos entrevistas anteriores, las cuales se transmitieron íntegramente, me habían abierto las puertas como posteriormente también me ocurrió con otros cantantes españoles a los que admiro: DAVID BISBAL y DAVID BUSTAMANTE.

Terminada la entrevista, luego de las fotos de rigor y de otorgarme media docena de autógrafos (en una gran fotografía de nuestra primera entrevista, en sus dos discos y un cassete, en un poster y en un par de fotografías promocionales), mientras recogíamos las cámaras, los micrófonos, las luces y los cables, ALEJANDRO se despidió y, sin cerrar la puerta, se fue a la cama de su cuarto a tocar la guitarra y repasar algunas de sus nuevas canciones. ¡Cuánt@s fans hubieran pagado por vivir aquella escena que yo obtuve gratis y sin pedirla!

En esas estábamos, cuando descubrí, sobre la mesa, la TARJETA DE IDENTIFICACIÓN del hotel. Esa tarjeta que, una vez firmada, el huésped tiene que regresar a la recepción para registrar todos los gastos que se realizan durante la estancia.

En pocos segundos valoré: “¿La extrañarán?”. Total, pensé, es un pedazo de papel fácilmente sustituible por otro igual, pero ¡con la firma de ALEJANDRO SANZ!...

Disimuladamente, como un vil LADRÓN, tomé la pequeña tarjeta, la guardé entre mis cosas y me despedí. “Adiós, adiós… Gracias, gracias, gracias por todo”. Y de regreso a QUERÉTARO con mi ENTREVISTA EXCLUSIVA, que se transmitió íntegra el sábado siguiente, dentro del programa “CON MAYÚSCULAS”, del cual yo era productor.

Me imagino que después de una intensa búsqueda, ALEJANDRO tuvo que firmar una segunda tarjeta. O, quizá, si se topaba con otro fan-ladrón como yo, una tercera o una cuarta.

Hoy, confieso públicamente mi culpa. Ya me he confesado en privado, aunque no del todo arrepentido pues, gracias a mi hurto, gané un autógrafo muy original que todavía mantengo, enmarcado, al lado de todos esos tesoros personales que algún día, cuando yo ya no esté aquí para resguardarlos, imagino que se irán en basura.

MI PRIMERA ENTREVISTA CON ALEJANDRO SÁNZ EN 1992: https://www.youtube.com/watch?v=1XoWZhEp-RI

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...