CUANDO LA LUNA DEJÓ DE SER DE QUESO.

EL HOMBRE EN LA LUNA (1969).

Por David Estrada.

Era niño. Muy niño como para comprender la importancia mayúscula que estaba presenciando. Mis papás y hermanos nos fuimos a la casa de mi abuela materna para ver en su TELEVISOR en BLANCO y NEGRO el gran acontecimiento del que todo mundo hablaba: LA LLEGADA DEL HOMBRE A LA LUNA, EL SUCESO MÁS ESPECTACULAR DE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD.

Por aquellos días y durante un buen tiempo los años posteriores, todos los niños de aquella generación soñamos con ser ASTRONAUTAS. Hombres, casi héroes, vestidos con grandes trajes color blanco y un casco con cristal en el frente y que flotaban en cámara lenta en el espacio. Todos queríamos manejar una nave tan impresionante como aquella 'EAGLE' (Águila) que tocó el suelo de la LUNA y que se volvió popular en MÉXICO por su mote de 'LA ARAÑA', nombrada así porque parecía más un arácnido que un ave voladora.

Recuerdo que la transmisión no era muy nítida, pero nadie se quejaba de ello por la gran importancia del suceso. Hoy sé que los narradores de aquella histórica transmisión que rompió récords de audiencia en todo el mundo fueron, para TELESISTEMA MEXICANO, JACOBO ZABLUDOVSKY y MIGUEL ALEMÁN VELASCO.

En MÉXICO eran las 15:17 del SÁBADO 20 DE JULIO DE 1969 cuando "LA ARAÑA" se posó sobre la superficie de la LUNA. ¡Increíble! Todo transmitido por esa maravillosa caja de madera y bulbos llamada TELEVISIÓN, la futura 'CAJA IDIOTA'.

Seis horas y media más tarde, a las 22:56, el astronauta NEIL ARMSTRONG iniciaba el descenso de la nave al sur del MAR DE LA TRANQUILIDAD. Aquellas palabras, pronunciadas por AMSTRONG en ese preciso momento, se quedaron grabadas en mi mente a fuerza de tanta repetición: "UN PEQUEÑO PASO PARA EL HOMBRE, UN GRAN SALTO PARA LA HUMANIDAD" (It's one small step for [a] man, one giant leap for mankind). Mi madre lloró de emoción. Y yo, solamente observaba, sin comprender del todo que la historia se estaba escribiendo frente a nuestros propios ojos.

Los niños de aquel tiempo jugamos con naves y astronautas de plástico. Y, de la misma forma como lo hicimos con los NIÑOS HÉROES DE CHAPULTEPEC, nos aprendimos perfectamente los nombres de aquellos TRES HÉROES que habían realizado la más grande HAZAÑA del SIGLO XX: el comandante NEIL ARMSTRONG (1930-2012) y los pilotos EDWIN 'BUZZ' ALDRIN (1930) y MICHAEL COLLINS (1930).

Y durante los siguientes meses, no hubo otro tema que LA LUNA que, dicho sea de paso, entonces también descubrimos que no era de QUESO, como nos lo habían platicado nuestros abuelos.

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...