EL DÍA QUE CONOCÍ A ALMODÓVAR

Por David Estrada

El viernes 15 de marzo del 2002, un día después de mi cumpleaños 39, mi viaje por EUROPA había llegado a su fin. Más de tres semanas en las que, acompañado por mi madre, recorrí FRANCIA, ITALIA, ALEMANIA, AUSTRIA y ESPAÑA, que fue el punto inicial y final de esta fabulosa aventura. Aquella noche, como todas las anteriores, apenas cenamos, dejé a mamá acostada en el hotel y me fui a antrear. Lamentando no haberme cruzado con algún famoso, más allá de la entonces dirigente nacional del PRI, DULCE MARÍA SAURI, que llegó a FLORENCIA cargada de maletas, por última vez caminé por la bellísima GRAN VÍA en la que se encontraba nuestro hotel, el TRYP.

Por ser una de las principales avenidas madrileñas, en LA GRAN VÍA se encuentran importantes negocios y oficinas, restaurantes, hoteles, tiendas internacionales de ropa, sexshops, así como cines y teatros, lo que le ha valido a esta zona ser conocida como “EL BROADWAY MADRILEÑO”.

Algunos de los lugares más emblemáticos de LA GRAN VÍA son: LA CASA DEL LIBRO, LA CASA DEL JAMÓN, EL PALACIO DE LA MÚSICA, EL PALACIO DE LA PRENSA, EL CORTE INGLÉS, los cines CAPITOL, CALLAO y AVENIDA, los teatros COLISEUM, RIALTO, LOPE DE VEGA, COMPAC GRAN VÍA y FONTALBA, y tres estaciones del METRO: GRAN VÍA, CALLAO y PLAZA DE ESPAÑA.

En el TEATRO COLISEUM, la primera noche que llegamos a MADRID, acudí con mi madre a ver el musical “MI BELLA DAMA” (My Fair Lady), una fastuosa producción con un reparto que encabezaban dos grandes figuras españolas: PALOMA SAN BASILIO y JOSÉ SACRISTÁN. Fabulosa!

Por las noches, LA GRAN VÍA es un ramillete de colores y vida. Y fue precisamente ahí donde quise terminar aquel inolvidable viaje que en mucho cambió mi vida.

Caminando solo, cerca de las once de la noche, de pronto me topé con una gran multitud y reflectores afuera de CINE CAPITOL, uno de los complejos artísticos más importantes de la vida cinematográfica madrileña. Curioso, me acerqué y preparé la cámara fotográfica que llevaba conmigo.

A mi lado, una joven muy amable de nombre CARMEN, al ver como me estiraba para poder ver mejor, comenzó a reseñarme quién era quién de entre los asistentes. “¿Eres extranjero?”, me preguntó. “Sí, soy mexicano”, le respondí. Y pacientemente me fue mencionando a cada uno de los invitados que estaban llegando a la FUNCIÓN DE GALA que estaba por iniciar y que en su gran mayoría eran unos completos desconocidos para mí, pese a que soy fan de TELEVISIÓN ESPAÑOLA. Fue entonces que me enteré que esa noche se estrenaba “HABLE CON ELLA” (2002), la decimoctava película del cineasta español PEDRO ALMODÓVAR (1949), protagonizada por JAVIER CÁMARA, LEONOR WARTLING y ROSARIO FLORES, la hija menor de ‘LA FARAONA’ LOLA FLORES.

Como un fan más detrás de la fila, conocí a una todavía hermosa CARMEN SEVILLA (1930), la eterna novia de MARIO MORENO ‘CANTINFLAS’, entonces una popular presentadora de televisión y en la actualidad, con 88 años, sumida en la inconsciencia del ALZHAIMER.

Y de pronto, ya con el teatro lleno, llegó PEDRO ALMODÓVAR, vestido totalmente de negro, acompañado de las protagonistas de la cinta. Todos accionamos nuestras cámaras. Mi fotografía fue más que oportuna, con un ALMODÓVAR sonriente, saludando con la mano derecha en alto.

Nos encontrábamos todavía en la fila, mi ocasional compañera de aventura y yo, cuando se acercó una mujer mayor a regalarnos una elegante invitación con dos boletos para entrar a la exclusiva función. “¿Les gustaría entrar? Tomen mis boletos, se los regalo. Yo me tengo que ir”, nos dijo con amabilidad. Atónitos recibimos el codiciado regalo y la mujer se fue. “¿Entramos?”, me preguntó CARMEN. “No puedo”, le respondí. Y le expliqué que la función terminaría cerca de las 2 de la madrugada y yo tenía que estar en el AEROPUERTO DE BARAJAS antes de las cuatro para regresar a MÉXICO. Y con todo mi pesar me despedí para dirigirme de regreso al hotel.

Aquella noche, casi como un regalo de cumpleaños, pude cumplir mi deseo de conocer a un famoso. A uno de los más importantes cineastas españoles.

Unas horas más tarde, mi madre y yo ya estábamos en el aeropuerto para emprender nuestro regreso a la CIUDAD DE MÉXICO. El viaje había terminado, y en mi maleta 35 rollos fotográficos esperaban a ser revelados. Entre ellos el que captó mi aventura de la noche anterior en el CINE CAPITOL.

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...