FRANCISCO FRANCO FUERA DEL VALLE DE LOS CAÍDOS

SEPARAN AL VERDUGO DE SUS VÍCTIMAS

Por David Estrada

El jueves 24 de octubre, 44 años después de que fuera enterrado como un héroe nacional, el dictador español FRANCISCO FRANCO (1892-1975) ha salido, derrotado y en silencio, por la puerta principal de la BASÍLICA DE LA SANTA CRUZ DEL VALLE DE LOS CAÍDOS, el majestuoso monumento funerario edificado por PRESOS POLÍTICOS e ideado por el propio FRANCO para su exaltación eterna y la de los caídos en la GUERRA CIVIL ESPAÑOLA (1936-1939).

A las 12:53 horas, apenas se abrieron las dos enormes puertas de BRONCE de la BASÍLICA, los poco más de 200 fotógrafos ahí reunidos, accionaron sus cámaras para registrar una imagen que desnudaba la decadencia de una dinastía privilegiada que se aferra a su pasado sangriento y anacrónico.

Cargando el original féretro de madera con el que fue enterrado en 1975, cubierto por un lienzo café y la bandera familiar del DUCADO DE FRANCO para evitar ver su deterioro, estaban el nieto y el bisnieto más mediáticos del hombre que gobernó a los españoles durante 39 años: FRANCIS FRANCO y MARTÍNEZ-BORDIÚ (1954), II SEÑOR DE MEIRÁS, XI MARQUÉS DE VILLAVERDE y GRANDE DE ESPAÑA, y LUIS ALFONSO DE BORBÓN MARTÍNEZ-BORDIÚ (1974), frustrado LUIS XX y PRETENDIENTE LEGITIMISTA del trono de FRANCIA.

Ocho descendientes del FRANQUISMO -cuatro de cada lado-, sufrían en carne propia mantener en alto y conducir hasta la carroza funeraria el excesivo peso de una herencia que todavía divide a los españoles. Un trayecto en el que los ‘nietísimos’ tuvieron que bajar diez escalones y caminar en silencio durante 150 largos segundos, hasta el momento en que FRANCIS FRANCO, en un ACTO DE EXALTACIÓN prohibido por la LEY DE MEMORIA HISTÓRICA desde el 2007, gritó “¡VIVA FRANCO!”, cuando el ataúd ya se encontraba en el interior del vehículo.

FRANCISCO FRANCO abandonó el VALLE DE LOS CAÍDOS en un helicóptero del REINO DE ESPAÑA, con destino al CEMENTERIO DE MINGORRUBIO en EL PARDO, lugar donde se produjo el último incidente, mientras unos 250 simpatizantes del autodenominado ‘CAUDILLO DE ESPAÑA’ entonaban el “CARA AL SOL”, el himno de LA FALANGE: el exteniente coronel ANTONIO TEJERO (1932), condenado a 30 años de cárcel por el fallido GOLPE DE ESTADO DE 1981 (también conocido como 23F), se ha presentado para acudir a la reinhumación del exdictador. “Está donde ESPAÑA lo necesite, como siempre”, ha dicho uno de sus acompañantes. La policía le ha impedido el ingreso al cementerio.

A solicitud de la FAMILIA FRANCO, ha sido precisamente el hijo de TEJERO, el sacerdote RAMÓN TEJERO DIEZ, párroco de LA CALA DEL MORAL-TOTALÁN, en MÁLAGA, el que se ha encargado de oficiar la misa en MIGORRUBIO, lugar donde FRANCISCO FRANCO ha sido enterrado al lado de su esposa, CARMEN POLO (1900-1988), y a unos metros del lugar donde se encuentran sepultados también los dos últimos presidentes del GOBIERNO FRANQUISTA: LUIS CARRERO BLANCO, asesinado por la ETA en 1973, y su sucesor, LUIS ARIAS NAVARRO, que entre sollozos comunicó a los españoles la muerte de ‘EL GENERALÍSIMO’, en un momento que ya forma parte de la CULTURA POPULAR: “Españoles, ¡FRANCO ha muerto!”, dijo entonces.

Ha sido un ‘NECROSHOW’ transmitido en vivo y durante más de CINCO HORAS por las diferentes cadenas de la TELEVISIÓN ESPAÑOLA. Una EXHUMACIÓN DE ESTADO que ha tenido un costo al erario de 63 MIL EUROS, a 17 días de las ELECCIONES GENERALES del 10 de noviembre. Las segundas ELECCIONES GENERALES celebradas en 2019, las segundas repetidas y las cuartas en menos de cuatro años.

Una exhumación que fortalece la imagen democrática de ESPAÑA y separa, después de 17 meses de litigios judiciales por parte de la FAMILIA FRANCO para evitarla, al verdugo de sus víctimas. 44 años después.

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...