LOS OJOS DE DAVID BOWIE

MUERE 'EL DUQUE BLANCO' A LOS 69 AÑOS

Por David Estrada

Los ojos de DAVID BOWIE eran el reflejo de su controvertida e intrigante personalidad. Para la legendaria estrella del rock no había freno en sus fantasías ni identidad definida en el aspecto sexual. Se declaraba GAY, BISEXUAL y HETEROSEXUAL. Y en su cama, lo mismo organizaba orgías que eran protagonizadas por él mismo y su esposa ANGIE, que intensos encuentros con importantes rockeros como MICK JAGGER (“Rolling Stones”) y LOU REED (“Velvet Underground”), la actriz SUSAN SARANDON y la cantante TINA TURNER, entre otros.

Considerado, por su constante innovación, su excéntrica estética y su original voz, como una de las figuras más importantes de la historia de la música en las últimas cinco décadas, DAVID ROBERT JONES nació en LONDRES el 8 de enero de 1947 y desde muy pequeño mostró su afición por el canto y el baile.

De aspecto frágil y andrógino, en 1962, cuando cursaba la secundaria en BLOMLEY, recibió un puñetazo en la cara de parte de un compañero de clase, GEORGE UNDERSWOOD, quien posteriormente sería uno de sus más grandes amigos. Como consecuencia del golpe, durante cuatro meses el joven de 15 años se tuvo que someter a varias operaciones quirúrgicas para salvarle la vista, lo cual finalmente se consiguió, no sin dejarle una secuela que con el paso del tiempo se convertiría en una de sus más intrigantes cualidades físicas: la pupila de su ojo izquierdo quedó permanentemente dilatada, produciendo el efecto de que tuviera un ojo más oscuro que el otro y que en ocasiones se confundía al asegurarse que sus iris eran de color diferente.

DAVID Y SU FASCINACIÓN POR EL SEXO. Siendo todavía menor de edad, según revelaría en 1976 a la revista “PLAYBOY”, BOWIE descubrió que el sexo era muy importante en su vida. “Realmente no importaba con quien fuese, siempre y cuando se tratara de un encuentro sexual. Así que a veces era un chico guapo de la clase u otro que me llevaba a casa y me follaba en mi cama de arriba”, aseguró sin el menor pudor.

Fascinado con ELVIS y LITTLE RICHARD, a los que descubrió cuando su padre llevó a casa varios discos de 45RPM, decidió que la música era lo suyo y por ello estudió ARTE, MÚSICA y DISEÑO, al tiempo que aprendía a tocar el saxofón con un modelo de plástico que le regaló su madre.

Sus primeros sencillos, “LIZA JANE” y “I PIT THE FOOL”, no alcanzaron el éxito esperado, cuando en EUROPA ya sonaban los primeros éxitos de los “ROLLING STONES”. “Para entonces -recordaría posteriormente-, yo solía soñar con ser MICK JAGGER”.

Para evitar ser confundido con DAVY JONES, el vocalista principal del grupo estadounidense “THE MONKEES”, el joven de piel blanca como la porcelana ya había asumido como nombre artístico DAVID BOWIE, conservando su nombre de pila, pero agregándole el apellido BOWIE, en honor al mercenario norteamericano JIM BOWIE (1796-1836), el creador del famoso CUCHILLO BOWIE, de grandes dimensiones.

En 1967 lanzó su primer disco, “DAVID BOWIE”, una amalgama de pop, psicodelia y música de concierto, que no logró impresionar a la crítica, retirándolo por dos años de los escenarios, tiempo que aprovechó para unirse a la compañía “SOLDIER’S WALL”, de LINDSAY KAMP (1938), con el que perfeccionó el dominio del baile y la mímica.

Será hasta junio de 1972, con el lanzamiento de su quinto disco, “THE RISE AND FALL OF ZIGGY STARDUST AND THE SPIDERS FROM MARS” (El ascenso y la caída de Ziggy Stardust y las arañas de Marte), considerado como uno de sus mejores álbumes y uno de los más representativos de la historia del rock, que finalmente consiguió llegar a las grandes audiencias.

En “ZIGGY STARDUST” (nombre más sencillo con el que se conoció comercialmente al disco), incluirá una de sus canciones más emblemáticas, “STARMAN”, que narra cómo un extraterrestre contacta con los jóvenes por la radio para prometerles la salvación a pesar de que el mundo no está preparado para su mensaje.
Y con la fama y la fortuna, también llegó el desenfreno.

EL ROMANCE ENTRE ‘ZIGGY’ Y MIKE JAGGER. Casado desde 1970 con la modelo y actriz ANGELA ‘ANGIE’ BARNETT, a lo largo de una década el cantante británico dio rienda suelta a su voraz y desinhibido apetito sexual y cumplió todas sus fantasías sexuales. “Angie y David solían organizar las mejores orgías de la ciudad, en las que todo el mundo follaba con todo el mundo”, reveló un amigo de la pareja en el libro “BOWIE”, escrito por WENDY LEIGHT y publicado en el 2014.

La promiscuidad del matrimonio llegó a tal grado que, según se detalla en el libro “MICK: THE WILD LIFE AND MAD GENIUS OF JAGGER”, escrito por CHRISTOPHER ANDERSEN, una tarde ANGIE descubrió en la cama, desnudos, a su esposo y a MIKE JAGGER. 

"MICK JAGGER y DAVID BOWIE estaban fascinados el uno por el otro, como artistas y como hombres. Tenían una fuerte relación emocional. JAGGER era cuatro años mayor que BOWIE, y BOWIE era la nueva estrella en alza. Durante varios meses prácticamente vivieron juntos", escribe ANDERSEN. Los dos se conocieron en 1973, en la época en que BOWIE triunfaba con su personaje de ‘ZIGGY STARDUST’, enfundado en unas mallas y maquillado en dorado. Una época en la que, incluso, DAVID era más femenino que su esposa.

El hallazgo de ANGIE no afectó para nada la relación entre los BOWIE y MICK, sino por el contrario. “Al poco tiempo, JAGGER tendría sexo con ANGIE, con BOWIE como testigo”, se relata en “BOWIE”. Para DAVID, en ese tiempo, el sexo era para disfrutar y abrir la mente.

Durante las décadas de los setentas y los ochenta, definidas por el mismo BOWIE como su “época más salvaje”, ‘EL DUQUE BLANCO’ combinará su promiscuidad entre los baños públicos de la PLAZA PICADILLY (uno de los principales epicentros de la prostitución gay londinense), y las sábanas de seda en costosos hoteles y lujosos castillos a los que invitaba a personalidades tan influyentes como LOU REED, BIANCA JAGGER (ex esposa de su amigo MICK JAGGER), SUSAN SARANDON y TINA TURNER, a la que conoció durante la grabación del disco “TONIGHT” (1984).

Ícono estético y artístico de la segunda mitad del SIGLO XX, BOWIE también hizo su incursión en el cine, destacando su participación en la película de ciencia ficción “THE MAN WHO FELL TO HEART” (El hombre que vino de las estrellas, 1976), por la que recibió el premio SATURN en la categoría de MEJOR ACTOR. En total, participó en 26 cortos y largo metrajes como actor, 12 documentales y 5 películas en las que realizó su banda sonora.

Se asegura que satisfechas todas sus fantasías sexuales con ANGIE y sus múltiples amantes de ambos sexos, BARNETT y BOWIE decidieron divorciarse por mutuo acuerdo en febrero de 1980. Como recuerdo, la ex modelo se llevó tres composiciones que ‘EL DUQUE’ le había escrito durante los nueve años de su relación: “THE PRETTIEST STAR”, “GOLDEN YEARS” y “CRACKED ACTOR”.

MONÓGAMO Y CON TERROR A LOS AVIONES. Alejado de las drogas (varias veces estuvo a punto de morir por sobredosis de cocaína) y dispuesto a vivir con moderación, en 1992 contrajo matrimonio con la modelo negra IMAN (1955), convirtiéndose en el padre ejemplar de su segunda hija, ALEXANDRIA (2000), nacida cuando BOWIE sobrepasaba los 53 años. Su poco conocida AEROFOBIA (terror a viajar en avión), notablemente acentuada los últimos años, le llevó a realizar largos recorridos en barco, cuando tenía que viajar a EUROPA. Nunca se subió a un avión y en los barcos afianzó su pasión por la lectura y las películas clásicas de inicios del SIGLO XX.

Definido por la cadena BBC DE LONDRES como “uno de los británicos más influyentes” y por la revista “ROLLING STRONE” en el puesto 23 de “los mejores cantantes de todos los tiempos”, DAVID BOWIE vendió 140 millones de discos en todo el mundo. El más reciente, “BLACKSTAR”, con siete canciones y un bonus track, lanzado el pasado 8 de enero.

Entre sus canciones más emblemáticas: “SPACE ODDITY” (1969); “THE MAN WHO SOLD THE WORLD” (1970); “CHANGES” (1971); “STARMAN” (1972); “ZIGGY STARDUST” (1972); “LIFE ON MARS?” (1973); “REBEL, REBEL” (1974); “FAME” (1975); “GOLDEN YEARS” (1976), “HEROES” (1977); “ASHES TO ASHES” (1980); “UNDER PRESSURE” (1981), a duo con FREDDIE MERCURY; “LET’S DANCE” (1983); “BLUE JEAN” (1984); “THIS IS NOT AMERICA” (1985) y “ABSOLUTE BEGGINERS” (1986).

DAVID BOWIE murió de CÁNCER DE HÍGADO en su casa ubicada en el número 285 de la calle LAFAYETTE, en el exclusivo barrio de NOLITA, en MANHATTAN, la mañana del domingo 10 de enero. Dos días después de haber cumplido 69 años y del lanzamiento del disco “BLACKSTAR”. Así se anunció, hacia las 7:30 de la mañana, en los perfiles de TWITTER y FACEBOOK del artista: “DAVID BOWIE ha muerto en paz hoy, rodeado de su familia, después de una valiente lucha de 18 meses contra el cáncer. Mientras muchos de ustedes comparten la pérdida, pedimos respeto a la privacidad de la familia durante su tiempo de dolor”.

Su legado musical, una combinación de SOUL, POP, GLAM, ELECTRÓNICA y DISCO, está presente en nuestros días en artistas tan heterogéneos como LADY GAGA, THE CURE, U2, PULP y NEW ORDER.

 

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...