BURT REYNOLDS, EL MACHO DE HOLLYWOOD

MUERE EL MITO ERÓTICO DE LOS SETENTAS

Por David Estrada

BURT REYNOLDS, el gran macho americano de los setentas, murió el jueves 6 de septiembre en el JÚPITER MEDICAL CENTER de FLORIDA, a los 82 años, de un PARO CARDIACO, informó su agente, ERIK KIRTZER. Un portavoz de la OFICINA DEL ALGUACIL del condado de MARTIN, en FLORIDA, aseguró que el deceso ocurrió luego de que personal del DEPARTAMENTO DE BOMBEROS acudió a un llamado de EMERGENCIA realizado por alguna persona del servicio en el interior de la residencia del actor en HUBE SOUND, luego de que este experimentara un fuerte dolor en el pecho. Poseedor de unos penetrantes ojos oscuros, un espeso bigote y un pecho velludo que a menudo solía desnudar ante las cámaras, REYNOLDS no siempre fue del agrado de la crítica especializada debido a la frivolidad de sus cintas. Sin embargo y como pocos actores lo habían hecho antes, durante casi un lustro, entre 1978 y 1982, se mantuvo como uno de los artistas mejor pagados de HOLLYWOOD, con películas que ganaron millones de dólares en taquilla. BURT REYNOLDS muere cuando se preparaba para participar en la película "ONCE UPON A TIME IN HOLYWOOD”, dirigido por QUENTIN TARANTINO, y en al que compartiría créditos con LEONARDO DI CAPRIO, BRAD PITT y KURT RUSSELL.

Nacido el 11 de febrero de 1936 en LANSING, MICHIGAN. BURTON LEON MILO REYNOLDS JR. destacó en la PALM BEACH HIGH SCHOOL como una estrella del FUTBOL AMERICANO y obtuvo una beca deportiva para desarrollarse en la UNIVERSIDAD ESTATAL DE FLORIDA. Lamentablemente un accidente automovilístico le provocó una lesión en la rodilla que lo hizo desistir de su prometedora carrera atlética y a partir de entonces se refugió en la actuación.

En la década de los cincuenta debutó en el teatro en NUEVA YORK. Simultáneamente trabajó de lavaplatos, como conductor de camiones, de camarero… hasta que encontró acomodo en la TELEVISIÓN, realizando papeles secundarios en varias series como “FLIGHT” (1958), “PLAYHOUSE 90” (1959-1960), “RIVERBOAT” (1959-1960), “JOHNNY RINGO” (1960), “ALFRED HITCHCOCK PRESENT” (1960), “ACUANAUTAS” (1960-1961), “NAKED CITY” (1961), “EVERGLADES” (1961-1962), “PERRY MASON” (1962), “THE TWILIGHT ZONE” (1963), “GUNSMOKE” (1964-1965), “FLIPPER” (1965), “HAWK” (1966) y “DAN AUGUST” (1970-1971), entre otras.

Su primer papel cinematográfico lo obtuvo en “ANGEL BABY” (1961), con GEORGE HAMILTON, cinta a la que siguió, el mismo año, el drama bélico de la II GUERRA MUNDIAL “ARMORED COMMAND” (1961), protagonizada por HOWARD KELL.

Posteriormente vendrían los ‘spaghetti western’ “NAVAJO JOE” (1966), de SERGIO CORBUCCI, con FERNANDO REY; “100 RIFLES”, de TOM GRIES, al lado de RAQUEL WELCH y FERNANDO LAMAS; y “SAM WHISKEY”, de ARNOLD LAVEN, con ANGIE DICKINSON; así como “SHARK” (1969), con ARTHUR KENNEDY y la mexicana SILVIA PINAL; “IMPASSE”, con ANNE FRANCIS; “SKULLDUGGERY” (1970), con SUSAN CLARK; y “JIZZ” (1972), con YUL BRYNNER y RAQUEL WELCH.

Pero su despegue actoral se dio a los 36 años, una edad que para muchos actores marca el inicio de su declive, con el papel de ‘LEWIS MEDLOCK’, en el violento thriller “DELIVERANCE” (Amarga Pesadilla, 1972), dirigido por JOHN BOORMAN, al lado de JON VOIGHT y NED BEATTY. “DELIVERANCE”, destacaría BURT REYNOLDS años después, “es posiblemente mi película más rescatable”.

Sin embargo, el momento de su más alta popularidad se dio también ese 1972, con la publicación de un polémico desnudo para la revista “COSMOPOLITAN”, algo sin precedentes para una estrella masculina en aquella época, que lo catapultó como un SÍMBOLO SEXUAL entre las mujeres, y un modelo a seguir para los varones.

UN DESNUDO QUE ROMPIÓ TABÚES

Todo comenzó accidentalmente en un programa de televisión.

BURT REYNOLDS, con una sólida carreta en la televisión, estaba reemplazando a JOHNNY CARSON (1925-2005) como presentador del “TONIGHT SHOW”, uno de los programas más exitosos de la cadena estadounidense NBC, y la directora de la revista “COSMOPOLITAN”, HELEN GURLEY BROWN (1922), era su invitada.

Durante la conversación, entre broma y broma, HELEN le preguntó a REYNOLDS si alguna vez posaría desnudo para su revista. BURT aceptó inmediatamente. Ignoraba que la misma propuesta la directora se la había hecho con anterioridad a PAUL NEWMAN (1925-2008), quien la rechazó tajantemente. "BURT era apuesto, chistoso, juguetón y tenía un cuerpo maravilloso", platicaría posteriormente HELEN.

Con el actor de “DELIVERANCE” (1972), “COSMOPOLITAN” decidió correr el riesgo y por primera vez decidió atravesar su límite de revista convencional a revista sexual. Y el resultado sorprendió a todos. Principalmente a BURT.

"En ese entonces -continúa narrando GURLEY BROWN-, a los hombres les gustaba mirar revistas con mujeres desnudas como “PLAYBOY” y “PENTHOUSE”. Y bueno, nadie hablaba de eso, pero a las mujeres nos gustaba mirar hombres desnudos. A mí me gustaba. El problema era que no había ninguna publicación que nos lo ofreciera".

El fotógrafo seleccionado para aquella sesión fue el mítico FRANCESCO SCAVULLO (1921-2004), que tomó la mayoría de portadas de “COSMOPOLITAN” en un periodo de 30 años, y se había ganado fama de polémico cuando tomó fotos de una adolescente BROOKE SHIELDS (1965), que algunos consideraron demasiado sexuales.

Se hicieron varias tomas y, tal y como se había acordado en el contrato, BURT REYNOLDS eligió la fotografía que sería publicada a dos planas. Una gráfica en la que un velludo REYNOLDS, completamente desnudo y sonriendo a la cámara, yace recostado sobre una piel de oso, con un cigarro en la boca y el brazo izquierdo estratégicamente colocado entre sus piernas, dejando ver una parte del vello púbico. Un desnudo que no era del todo un desnudo y que presentaba a un hombre-macho promedio tipo SEAN CONNERY (Agente 007), sin el impresionante físico de otras estrellas de HOLLYWOOD que dedicaban más tiempo al gimnasio que al estudio de sus guiones.

La revista salió al mercado en abril de 1972. "¡Por fin! Un desnudo masculino en las páginas centrales. La verdad desnuda sobre… ¿adivina quién?", se anunciaba en un discreto cintillo rojo en la parte inferior derecha de la portada del número 172 de “COSMOPOLITAN”, como siempre, adornada con la fotografía de una hermosa y exuberante modelo enfundada en un escotado vestido color mostaza.

Aquél desnudo por el que las lectoras de “COSMO” pagaron UN DÓLAR por ejemplar, convirtió a BURT REYNOLDS en un ÍCONO SEXUAL de la década de los SETENTA. En toda una celebridad.

Al día siguiente que la revista apareció en los quioscos, BURT fue asediado por legiones de mujeres que le pedían que autografiara sus copias en la parte donde su brazo se perdía.

REYNOLDS también notó un cambio en el comportamiento del público en el teatro en el que en ese tiempo se presentaba. "Las ovaciones de pie se convirtieron en gritos y silbidos de ESPECTÁCULO STRIPPER. Ahora les interesaba más mi pubis que la obra que estaban viendo", escribió el artista en su autobiografía “MY LIFE” (Mi vida, 1994).

Aquella fotografía accidental, también rompió con un tabú y abrió una nueva era en la publicación de revistas para mujeres.

Después de ver el éxito de BURT REYNOLDS, DOUGLAS LAMBERT, dueño del “PLAYGIRL CLUB”, decidió crear la revista “PLAYGIRL”, una publicación dedicada a desnudos integrales masculinos y que apareció por primera vez en enero de 1973 con el objetivo de satisfacer los ‘apetitos visuales’ femeninos.

Con el paso del tiempo, BURT REYNOLDS aseguraba no arrepentirse de haber posado desnudo para “COSMOPOLITAN”. “Aquella foto es una prueba documental de que alguna vez fue joven y no tan feo”, bromeaba. Sin embargo, esta osadía, a la par de una gran popularidad, también lo encasilló en el estereotipo del actor frívolo, que sacaba más provecho de su físico que de su talento.

Y la primera factura que tuvo que pagar, según varios críticos, fue que no fuera tomado en cuenta en las nominaciones al ‘OSCAR por su papel en “DELIVERANCE”, quizá, su mejor interpretación.

UNA CARRERA FRÍVOLA Y DIVERTIDA

Con las miradas lascivas del público femenino sobre él, BURT REYNOLDS comenzó a acumular papeles protagónicos en películas que se convirtieron en un éxito de taquilla y a él le dieron el título de EL ACTOR MEJOR PAGADO de HOLLYWOOD, llegando a cobrar hasta UN MILLÓN DE DÓLARES por cinta.

A mediados de la década de los setenta y principios de los ochenta, REYNOLDS vivió su década dorada al compaginar cintas de ACCIÓN AUTOMOVILÍSTICA y COMEDIA ROMÁNTICA que arrancaron con el pie derecho con “DOS PÍCAROS CON SUERTE” (The Smokey and the bandit, 1977), que protagonizó con SALLY FIELD, y ese año se convirtió en la segunda cinta de mayor recaudación en taquilla (2.3 MILLONES DE DÓLARES), sólo superada por “LA GUERRA DE LAS GALAXIAS” (Star Wars, 1977).

El éxito de “DOS PÍCAROS CON SUERTE” fue tal, que tuvo dos secuelas más, producidas en 1980 y 1983. Ambas al lado de SALLY FIELD, su entonces pareja sentimental.

Sobre la misma línea de la comedia romántica, BURT REYNOLDS participó en “HOOPER EL INCREÍBLE” (Hooper, 1978), con JAN-MICHAEL VINCENT; “COMENZAR DE NUEVO” (Starling Over, 1979), con CANDICE BERGEN y JILL CLAYBURGH; “LA CASITA MÁS DIVERTIDA DE TEXAS” (The Best Little Whorehouse in Texas, 1982), con la estrella de la música country DOLLY PARTON; “LOS MEJORES AMIGOS” (Best Friends, 1982) con GOLDIE HAWN; “MIS PROBLEMAS CON LAS MUJERES” (The Man Who Loved Women, 1983), con JULIE ANDREWS y “AS DE PLUMAS” (Stroker Ace, 1983), con LONI ANDERSON, que se convertiría en su segunda esposa.

También filmó: “TODO LO QUE QUISO SABER ACERCA DEL SEXO, PERO TEMÍA PREGUNTAR” (Everything You Always Wanted to Know About Sex * But Were Afraid to Ask, 1972), dirigido por WOODY ALLEN; “EL ROMPEHUESOS” (The Longest Trd, 1974), en la que interpreta a un jugador de futbol americano; “LUCKY LADY” (1975), al lado de LIZA MINELLI y GENE HACKMAN; “LA ÚLTIMA AVENTURA DE MEL BROOKS” (Silent Movie, 1976), en la que realizó un cameo; “NICKELODEON” (1976), con RYAN O’ NEAL; “DOS MÁS UNO IGUAL A DOS” (Semi Tough, 1977), con KRIS KRISTOFFERSON y JILL CLAYBURGH; “DE MIEDO TAMBIÉN SE MUERE” (The End, 1978), con JIM DELUISE y SALLY FIELD; “GOLPE AUDAZ” (Rough Cut, 1980), con LESLEY-ANNE DOWN y DAVID NIVEN; “THE CANNONBALL RUN I y II” (1981 y 1984), con ROGER MOORE, FARRAH FAWCETT, SHIRLEY McLAINE, TELLY ZAVALAS, JACKIE CHAN y DEAN MARTIN; y “CIUDAD MUY CALIENTE” (City Heat, 1984), con CLINT EASTWOOD, entre otras.

La buena estrella de BURT REYNOLDS se eclipsó a mediados de los ochenta y revivió en los noventa con la serie televisiva “LA FAMILIA NEWTON” (Evening Shade, 1990-1994), al lado de MARILY HENNER, que le granjeó un GLOBO DE ORO y un premio EMMY en 1992. Los únicos de su carrera.

Posteriormente destacaría en la película “STRIPTEASE” (1996), interpretando al congresista ‘DAVID DILBECK’, al lado de DEMI MOORE.

Su única nominación al OSCAR fue en 1998, en la categoría de MEJOR ACTOR DE REPARTO, por su papel del productor de cine pornográfico ‘JACK HORNER’ en la película “BOOGIE NIGHTS” (1997), protagonizada por MARK WHALBERG, y que retrata la dramática vida de JOHN HOLMES (1944-1988), un actor pornográfico heterosexual y gay envuelto en líos con la justicia por prostitución, tráfico de drogas y un sonado crimen multitudinario, y que murió de SIDA a los 43 años.

Aun cuando REYNOLDS no quedó contento con el resultado de su trabajo en aquel largometraje (“es una película que jamás me enorgullecería mostrar a mis padres”, diría), irónicamente fue el que mayor número de galardones le concedió, ocho en total, incluyendo el GLOBO DE ORO y los de la ASOCIACIÓN DE CRÍTICOS DE LOS ÁNGELES, EL CÍRCULO DE CRÍTICOS DE NUEVA YORK y LA SOCIEDAD NACIONAL DE CRÍTICOS.

A lo largo de su carrera actoral, según él mismo escribió en sus memorias “PERO BASTA DE HABLAR DE MI” (But Enough About Me, 2015), tomó papeles “ligeros y divertidos”, dejando a un lado cualquier trabajo que resultara “más desafiante”. Y, así, rechazó oportunidades que posteriormente lamentaría, como convertirse en el mítico ‘AGENTE 007’, el legendario ‘HAN SOLO’ de “STAR WARS”, el seductor ‘EDWARD LEWIS’ en “MUJER BONITA” (Pretty Woman) e incluso ‘MICHAEL CORLEONE’ en la cinta “EL PADRINO” (1972), dirigida por FRANCIS FORD COPPOLA.

"Creo que soy la única ESTRELLA DE CINE que es ESTRELLA DE CINE a pesar de sus películas, y no por ellas" dijo en una entrevista al NEW YORK TIMES.

LOS ÚLTIMOS TRISTES AÑOS

Los siguientes años, sorteando problemas por su adicción a los medicamentos recetados, BURT REYNOLDS se mantuvo con pequeños papeles en películas como “LOS DUQUES DE HAZZARD” (2005) y “TRANSFORMERS”, y series de TV como “THE X FILES” (2002), “ED” (2003), “MY NAME IS EARL” (2006) y “BURN NOTICE” (2010). También realizó trabajos de doblaje para “ROBOT CHICKEN” (2005), “DUCK DODGERS” (2005), “AMERICAN DAD” (2011) y “ARCHER” (2012).

La vida y obra de BURT REYNOLDS puede resumirse con la última película que filmó y que deja casi como testamento fílmico: “LA ÚLTIMA GRAN ESTRELLA” (The Last Movie Star, 2017), que presentó ya derrotado por la edad y las enfermedades. La cinta es una parodia en la que su protagonista, ‘VIC EDWARDS’, lamenta cómo los días de gloria que vivió en HOLLYWOOD no son más que un recuerdo lejano que ya pocos conocen.

BURT REYNOLDS se casó en dos ocasiones: en 1963 con la comediante JUDY CARNE (1939-2015), de la que se divorció en 1965; y en 1988, con la también actriz LONI ANDERSON (1946), con quien adoptó a su único hijo, QUINTON (1988), y de la que se divorció escandalosamente en 1993, luego de aceptar pagarle una indemnización de 200 MILLONES DE DÓLARES.

REYNOLDS también tuvo, entre 1977 y 1982, un tórrido romance con la actriz SALLY FIELD (1946), su compañera en películas como “DOS PÍCAROS CON SUERTE” y “HOOPER”, y a quien con frecuencia describió como el amor de su vida.

En el 2016, un periodista del DAILY MAIL le preguntó a BURT quién había sido la mujer a la que más había amado en su vida, a lo que de inmediato el actor respondió: “A SALLY FIELD. Ella fue el amor de su vida y yo lo jodí todo”.

El pasado jueves 6 de septiembre, al enterarse de la muerte de BURT REYNOLDS, SALLY FIELD escribió en su cuenta de TWITTER: “Hay momentos en tu vida que son indelebles y nunca se desvanecen. Siguen vivos, incluso 40 años después. Nunca dejaré de pensar en mis años con BURT, nunca. Él estará en mi historia y en mi corazón mientras yo viva. Descansa, BUDDY”.

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...