MUERE EL DIRECTOR JOEL SCHUMACHER

EL CINEASTA QUE SEXUALIZÓ A 'BATMAN' Y 'ROBIN'

Por David Estrada

El realizador norteamericano Joel Schumacher, conocido por películas como “Batman y Robin”, “The Lost Boys” y “Falling Down”, murió el lunes 22 de junio a los ochenta años de edad, luego de luchar un año contra el cáncer. El director deja una amplia y compleja filmografía, llena de todo tipo de experiencias visuales y argumentales. Desde la experimentación, la osadía y un extraño sentido de la polémica, Joel Schumacher se convirtió en uno de rebeldes del cine actual.

Víctima de cáncer, el 22 de junio ha fallecido el director, productor, guionista y vestuarista norteamericano Joel Schumacher, realizador de icónicas películas como "St. Elmo's Fire", "El Cliente", “Día de furia”, "8mm" y "Batman Forever", entre otras.

Nacido en el Bronx de Nueva York, con la idea de ser diseñador de moda, estudió en el Parsons The New School for Design y en The Fashion Institute of Technology de Nueva York.

Trasladado a Hollywood, diseñó el vestuario para dos películas de Woody Allen: “Sleeper” (1973) e “Interiors” (1979), y fue guionista de “El Mago” (The Wiz, 1978), una versión musical del clásico “Mago de Oz” (1939), interpretado por un elenco de actores afroamericanos, entre los que estaban Diana Ross como ‘Dorothy’ y Michael Jackson como ‘El espantapájaros’.

Su debut como director llegó con “La más pequeña del mundo” (The Incredible Shrinking Woman, 1981), protagonizada por Lily Tomlin, que resultó un éxito del cine independiente de la época.

Pero su reconocimiento internacional llegó con la película “St. Elmo's Fire” (1985), un drama generacional que aborda el conflicto de la transición de la adolescencia a la madurez, en la cual reunió a un importante grupo de actores juveniles, conocido despectivamente como ‘Brat Pack’ (pandilla de mocosos), encabezado por Rob Lowe ("The Outsiders" y "¿Te acuerdas de anoche?"), Demi Moore ("Ghost" y "Striptease") y Andrew McCarthy ("Me enamoré de un maniquí" y "Kansas") -el amor platónico de toda una generación-, secundados por Andie MacDowell ("Cuatro bodas y un funeral"), Emilio Estévez ("Apocalypse Now") y Judd Nelson ("Billionaire Boys Club").

El éxito taquillero de la cinta, que el verano de 1985 se extendió al plano musical gracias a su banda sonora y la canción “Man in Motion", interpretada por John Parr, permitió independencia financiera a Schumacher y la realización de los más diversos proyectos.

En la trayectoria cinematográfica de casi cuatro décadas de Joel Schumacher, que abarcó de 1976 al 2011, lo mismo se encuentran dramas juveniles, relatos de vampiros, comedias románticas, thrillers, historias de ciencia ficción sobrenatural y reivindicaciones raciales, que adaptaciones de superhéroes y musicales de Broadway.

Entre las principales películas realizadas por Schumacher, están, además de la citada “St. Elmo's Fire”: "The Lost Boys" (Los muchachos perdidos, 1987), con Jason Patric y Kiefer Sutherland; “Un toque de infidelidad” (Cousins, 1989), con  Isabella Rossellini y Sean Young; “Línea Mortal” (Flatliners, 1990), con Kiefer Sutherland, Julia Roberts y Kevin Bacon; "El Cliente" (The Client, 1994), con Susan Sarandon, Tommy Lee Jones y el malogrado actor juvenil Brad Renfro; "Un día de furia" (Falling Down, 1993), con Michael Douglas; "Tiempo de matar" (A Time to Kill, 1997), con Sandra Bullock, Samuel L. Jackson y Matthew McConaughey; "8mm" (1999), con Nicolas Cage; “Nadie es perfecto” (Flawless, 1999), con Robert De Niro y Philip Seymour Hoffman; “El fantasma de la ópera” (The Phantom of the Opera, 2003), con Gerard Butler y Emmy Rossum; así como dos polémicas películas de la saga de El hombre murciélago: "Batman Forever" (1995), con Val Kilmer, Jim Carrey y Tommy Lee Jones; y "Batman & Robin" (1997), con George Clooney, Chris O'Donell y Arnold Schwarzenegger, consideradas por la crítica como “la peor adaptación cinematográfica del superhéroe”. Su última película como director fue el thriller psicológico “Trespass” (2011), con Nicolas Cage y Nicole Kidman.

En sus dos películas de Batman, con diferentes actores en el papel principal -Val Kilmer y George Clooney- y consideradas por la crítica como ‘las peores’ de la franquicia, Schumacher por primera vez puso sobre la mesa la eterna duda sobre la relación entre ‘Bruce Wayne’ y ‘Dick Grayson’, este último interpretado por un atractivo Chris O’Donell de 25 años. Posteriormente, el propio Schumacher confesaría: "Me divertí mucho con eso. Dado que siempre se han preguntado si entre ellos existe ‘algo más’, pensé, bueno, puedo jugar un poco con ello".

Pero la gran controversia se generó con el rediseño de los trajes de Batman y Robin, obra de Bob Ringwood, una armadura que incluía un par de inquietantes pezones, imponentes abdominales y un marcado abultamiento en la entrepierna, un capricho de Schumacher, según justificó el cineasta con posterioridad, inspirados en las estatuas de los dioses de la antigua Grecia, “que muestran cuerpos perfectos y, por tanto, son anatómicamente correctos" (Vice, 2017).

Sobre el tema de los batidisfraces, Los Angeles Times escribió con ironía: "La adición de los pezones y el ‘paquete’ al disfraz de Batman puede ser el legado más duradero de la película". En respuesta, Schumacher declaró: "No tenía idea de que poner pezones en los trajes de Batman y Robin iba a generar titulares internacionales. Me parece ridículo”.

Para justificar el enfoque gay que tomó su personaje, en el 2005 George Clooney reveló a la prensa: “A mí Joel Schumacher me dijo que Batman era gay”, y reconoció que con esta cinta “estuvimos a punto de matar a la franquicia”. Y Chris O’Donnel, por su parte, señaló: “Yo creo que la molestia de los disfraces no lo eran tanto los pezones, sino el abultamiento de la entrepierna”. Una polémica, por cierto, muy similar a la que en 1968 enfrentó Burt Ward/’Robin’, en la versión televisiva de “Batman”, a quien la Liga de la Decencia Norteamericana señaló de ‘inmoral’ y los productores obligaron a usar una apretada faja para reducir “lo que no se debe de ver”.

Polifacético, Joel Schumacher también fue director de varios videoclips para INXS (“Devil Inside”, 1988), Lenny Kravitz (“Heaven Help”, 1993), Seal (“Kiss from a Rose, 1994), The Smashing Pumpkins (“The End is the Beginning is the End”, 1997) y Bush (“Letting The Cables Sleep”, 1999), entre otros.

En televisión, en el 2013 dirigió dos episodios de la exitosa serie de Netflix “House of Cards”, protagonizada por Kevin Spacey.

Joel Schumacher, que era abiertamente homosexual, era conocido por ser honesto y sincero sobre su vida, desde sus adicciones a las drogas, sus muchos encuentros sexuales, hasta sus sentimientos sobre el arte y el dinero en Hollywood.

"Las personas que trabajan en el negocio del cine tienen los mismos sentimientos que las personas en todo el mundo", declaró en el 2010 en entrevista para Variety, cuando se le preguntó sobre la homofobia en Hollywood. Y agregó: "La diferencia en el mundo del espectáculo es que si los haces ganar dinero, a ellos no les importa lo que hagas".

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...