Por David Estrada

El disco LP, o de LARGA DURACIÓN (Long Play en inglés), fabricado en vinilo, nació en 1948 y tenía muchas ventajas. Pero una de las más importantes era su portada. De 12 X 12 pulgadas, o 30.5 X 30.5 centímetros. Una fotografía en gran formato, que a veces -cuando el fanatismo excedía-, nos hacía posible llegar a enmarcarla.

En 1967, con la aparición en el mercado del disco “EL CLUB DE CORAZONES ROTOS DEL SARGENTO PIMIENTA” (Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band), de THE BEATLES, por primera vez se estrenó la portada desplegable, que multiplicaba al doble una fotografía interior de nuestro artista favorito. También, por primera vez, se incluía la letra impresa de las canciones. ELVIS, THE ROLLING STONES, DONNA SUMMER, MICHAEL JACKSON y MADONNA se vieron favorecidos con este novedoso formato. Y los melómanos comenzaron a reparar más en el contenido de sus melodías favoritas.

En MÉXICO, los cuentos “BLANCANIEVES” y “PINOCHO” de WALT DISNEY, doblados al español en sus diálogos, fueron los primeros que editaron acetatos en colores ROJO, AMARILLO y VERDE, pero en la época DISCO, estos estridentes LP’s se hicieron más comunes. Al igual que los discos sencillos de 12 pulgadas (MaxiSingle, ó Sencillo 33 1/3), con una canción en versión larga en cada una de sus caras. Ejemplos: AMII STEWART y su popular “TOCA MADERA” (Knock on Wood), PATRICK HERNÁNDEZ y “NACIDO PARA ESTAR VIVO” (Born to be Alive) y DONNA SUMMER y BARBRA STREISAND con “NO MÁS LÁGRIMAS, ES DEMASIADO” (No more Tears / Enough is Enough).

A finales de los setenta, llegó otra novedad: los discos con una fotografía impresa. Artículo de colección y maravilla de las maravillas que en realidad no lo era tanto. Algún curioso, después de romper un disco, descubrió que la imagen nunca estuvo impresa en el vinilo, sino que se trataba de un disco transparente, con una fotografía impresa en papel por las dos caras y colocada en la parte intermedia. ¡Oh decepción! Aunque nadie podía quitarle su originalidad. VAN HALEN, LOS CAZAFANTASMAS (Ghostbusters), KISS, CHER, LUIS MIGUEL, JOÉ JOSÉ, LUCÍA MÉNDEZ, RICKY MARTIN, ROCÍO DÚRCAL, THE BEATLES y ELVIS, fueron los primeros en entrarle a la onda de los FOTODISCOS. Y la fiebre pasó.

De manera paralela, aunque sin lograr impresionantes ventas, en esos tiempos también se comercializaban los CASSETTES o CASETES (el primero se vendió en 1965), que encontraron su auge en 1979, cuando al empresa SONY presentó en sociedad el ‘WALKMAN’, un reproductor de audio portátil que funcionaba con PILAS ‘AAA’, medía 14 X 9 X 2.8 centímetros y se hizo muy popular entre los deportistas de esa época. Pero el sonido opaco del CASETE, así como la facilidad de que la delgada cinta se enredara, siempre fue un inconveniente. Con la misma facilidad perderlo todo en un abrir y cerrar de ojos.

El reinado de los DISCOS LP duró hasta el año de 1982. El primero de octubre de ese año, apareció en JAPÓN un pequeño y moderno aparato reproductor de DISCOS COMPACTOS o CD’s, denominado CDP-101, y que pesaba menos de 7 kilos. Al mismo tiempo, las compañías CBS/SONY y EPIC/SONY, editaron un bloque de LOS PRIMEROS 50 DISCOS COMPACTOS para todos los gustos: MOZART, BEETHOVEN, SIMON & GARFUNKEL, JULIO IGLESIAS y BILLY JOEL, cuyo álbum "52nd STREET", editado originalmente en 1978 y con las clásicas “HONESTY” y “MY LIFE”, está considerado como EL PRIMER CD en salir comercialmente al mercado mundial...