"TIBURÓN" Y EL INICIO DE LOS ANIMALES ASESINOS

Por David Estrada

“TIBURÓN” (Jaws), basada en la novela homónima de PETER BANCHLEY (1940-2006) y que literalmente quiere decir "MANDÍBULAS", se estrenó en los ESTADOS UNIDOS el 20 de junio de 1975. Su arribo a la industria cinematográfica significó el cambio de las normas artísticas y comerciales de HOLLYWOOD. Fue la primera película norteamericana en superar los 100 MILLONES DE DÓLARES en taquilla durante los primeros días de exhibición, provocando con ello el nacimiento de un nuevo concepto del cine, aún vigente, que mezcla el ARTE, el MARKETING y la INDUSTRIA.


 
Paralelamente a la terrible escena de la muerte de la joven rubia CHRISSIE WATKINS (personaje interpretado por SUSAN BACKLINIE), la cinta es recordada por su extraordinaria banda musical, creada por el reconocido compositor estadounidense JOHN WILLIAMS (1932), el mismo autor de los soundtracks de “STAR WARS”, “ET”, “ENCUENTROS CERCANOS DEL TERCER TIPO”, “SPERMAN”, “INDIANA JONES”, “PARQUE JURÁSICO” y “HARRY POTTER”, entre muchas otras, la cual se convirtió en un verdadero sinónimo del terror.

Pocos motivos musicales de la historia del cine internacional son tan reconocibles y generan una respuesta tan inmediata en el público como el célebre ostinato de dos notas que acompaña los planos subjetivos del fondo del mar en “TIBURÓN”, dirigida por un entonces casi desconocido STEVEN SPIELBERG (1946), y protagonizada por ROY SCHEIDER (1932-2008), ROBERT SHAW (1927-1978) y RICHARD DREYFUSS (1947).
 
La cinta se filmó en la isla MARTHA’S VINEYARD, al SUR de CAPE COD, MASSACHUSETTS, con un presupuesto de 9 MILLONES DE DÓLARES.

Aunque el inicialmente el rodaje estaba programado para realizarse en 55 días, finalmente éste se realizó en 159 días, del 2 de mayo al 6 de octubre de 1974. Años después, reflexionando sobre lo prolongado de la filmación, SPIELBERG confesó: "Pensé que mi carrera como director había terminado. Oí rumores de que nunca volvería a trabajar en el cine porque nadie había filmado 100 días más de lo programado".

En 1976, “TIBURÓN” sorpresivamente ganó tres premios OSCAR en las categorías de MEJOR BANDA SONORA, MEJOR MONTAJE y MEJOR SONIDO, quedando únicamente nominada como MEJOR PELÍCULA.
 
Cuentan que FIDEL CASTRO quedó encantando con la película de SPIELBERG, encontrando en ella una arista poco conocida: “Es una película MARXISTA. Muestra como los hombres capitalistas pueden vender la seguridad de los ciudadanos antes que cerrar sus negocios ante la invasión de tiburones asesinos”.

Como casi ocurre con la gran mayoría de las cintas, el título original sufrió algunas variaciones, dependiendo del país en que se estrenaba. Así, por ejemplo, en ALEMANIA y AUSTRIA, a “TIBURÓN” se le conoció como “DER WEISSE HAI (El tiburón blanco), en FRANCIA y BÉLGICA como “LES DENTS DE LA MER” (Los dientes del mar), en FINLANDIA como TAPPAJAHAI (El tiburón asesino), en HOLANDA como “DE ZOMER VAN DE WITTE HAI” (El verano del tiburón blanco), en ISRAEL como MELTAOTH (Mandíbulas), y en NORUEGA como “HAI SUMMER” (Verano de tiburón).

“TIBURÓN” tuvo cuatro lamentables secuelas, en 1978, 1982, 1983 en tercera dimensión y en 1987, que se encargaron de degradar el mito del sanguinario SELACIMORFOS y abrieron el mercado a un sinfín de animales asesinos que iban desde ballenas (“ORCA”, 1977), pulpos (“TENTACOLI”, 1977) y pirañas (“PIRAÑA”, 1978), hasta enjambres de abejas (“THE SAVAGE BEES”, 1976), gusanos (“SQUIRM”, 1976), cocodrilos (“CROCODILE”, 1977), tarántulas (“KINGDOM OF THE SPIDERS”, 1977) y hormigas (“ANTS”, 1978).