EL ÚLTIMO "BLOCKBUSTER" EN EL MUNDO

Por David Estrada

BLOCKBUSTER fue el rey de las PELÍCULAS y los VIDEOJUEGOS de alquiler en la década de los noventa. Sin embargo, con la llegada de diversas plataformas STREAMING como NETFLIX, su imperio se fue a pique. En enero de 2018, quedaban tres tiendas BLOCKBUSTER en el mundo. Las dos últimas BLOCKBUSTER de ALASKA, una en ANCHORAGE y otra en FAIRBANKS, cerraron sus puertas en el mes de julio. Hoy solo queda en pie un BLOCKBUSTER en los ESTADOS UNIDOS. Está ubicado en el número 211 de la REVERE AVE. en BEND, OREGON. Es el último VIDEOCLUB de esta famosa cadena que queda en el mundo.

Fundada en 1985 por DAVID COOK, BLOCKBUSTER fue el rey de la industria del alquiler de vídeos y, en su época de apogeo -a mediados de los noventa-, llegó a tener 9.000 ESTABLECIMIENTOS, controlando el 25% del mercado de los videoclubs.

El primer BLOCKBUSTER abrió sus puertas en DALLAS, TEXAS, el 19 de octubre de 1985. Y en menos de dos años, en Estados Unidos ya tenía 15 tiendas propias y 20 franquiciadas.

Su expansión se dio en 1989, cuando COOK se asoció con WAYNE HUIZENGA, llegando a superar en un año los 1,000 establecimientos e iniciar su expansión hacia EUROPA y AMÉRICA LATINA.

En MÉXICO, el primer BLOCKBUSTER llegó en 1991 y, a partir de ahí se ramificó al interior del país, QUERÉTARO incluído, hasta llegar a tener 320 tiendas en el 2001 y una oferta de más de 15 mil títulos.

El declive del negocio inició con la llegada del nuevo siglo, a raíz de la renta de videos por INTERNET, la llegada de plataformas con servicio STREAMING como NETFLIX, la proliferación de la TELEVISIÓN POR CABLE, la guerra de precios de los DVD's (era más barato comprar una película original que rentarla) y la continua infracción de los DERECHOS DE AUTOR.

BLOCKBUSTER se declaró en BANCARROTA en el 2010 y fue absorbida por DISH NETWORK, el mayor proveedor de televisión de pago de ESTADOS UNIDOS, y posteriormente se anunció el cierre paulatino de todos los VIDEOCLUBES, a partir de enero de 2014.

Sin embargo, en algunas plazas se permitió que los dueños de franquicias pudieran seguir operando la marca, previo acuerdo comercial. En MÉXICO, por ejemplo, en el 2015 el GRUPO SALINAS compró BLOCKBUSTER por sus espacios físicos y los rebautizó como THE B-STORE. Pero el proyecto fracasó.

En el 2019, de aquél gigante, ya no queda nada. La última tienda física de BLOCKBUSTER que sobrevive en todo el planeta, se encuentra en BEND, OREGON (EU) -una zona con difícil acceso a INTERNET- y posiblemente se quede ahí por mucho tiempo, como una pieza de museo.